lunes, 2 de febrero de 2009

Alba traicionera

Me duele el alba sólo porque la noche se duerme en otra cama privándome de caricias e ilusiones. Y allí te quedas, entre los pliegues de las estrellas y sus luces, esperando como yo, que el día no despunte y quede atrapado entre el velo de su bruma.
Porque tus sábanas son mares de eternos horizontes, y tus manos, barcazas que recorren la plenitud de mis distancias.
Porque tus ojos son espejos que reflejan los destellos de mi alma cuando el infinito se cansa de beber en tu mirada. Y tus besos… tus besos tienen la fragancia húmeda de los bosques donde me pierdo gustosa de pasiones encontradas.
La noche vive en tu lecho, por eso me duele el alba.

23 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Que bellaz ver los destellos de tu alma en los ojos de alguien , que bello sentirse amada.
Besos y amor
je

Adolfo Payés dijo...

muy precioso tus versos que nos acarician cuando el sol llega iluminando las mañanas..

saludos fraternos

Liliana G. dijo...

Y qué bello es perpetuarse en esas miradas...
Besos Sedemiuqse.

Liliana G. dijo...

El sol es verso y el verso es destello de mil mañanas. Es un lujo que te acaricien los versos, pues te han llegado.
Un abrazo, Adolfo, y gracias.

Baci dijo...

imágenes del alba y sobre todo del alma que se dibujan en los ojos al leer cada verso...

besos
baci

Mamen dijo...

Liliana es preciossoooo¡¡ qué bonitos sentimientos de duelo por no tener contigo al ser amado¡¡¡ainnnnsss

BESOOOOSSSS MILLL GUAPÍSIMAAAA¡¡¡

Jimena de Nolasco dijo...

Que precioso poema Liliana, el más bonito de los que hasta ahora me ha dado tiempo a leerte por aquí. Que tengas buena noche. Un saludo

El Capitán Escarlata dijo...

Mi Señora,...es,... estos versos,...cualquier cosa que diga sería insuficiente,...Cyrano los podria haber recitado a Roxana.

Expresiones fragantes varias

El Capitán Escarlata dijo...

Releo Vuestro poema y creo que estos versos merecen una prenda,... si lo aceptáis Señora, os nombro Dama Escarlata de Honor,... en mi Cuaderno de Bitácora está el anillo de la Encomienda, que podéis retirar cuando os plazca.

Expresiones impresionadas varias.

Liliana G. dijo...

Si se pudiera dibujar mi alma, gustosa la ofrecería a quiénes la comprendieran. Vos sos uno de ellos.
Gracias Baci. Besos.

Liliana G. dijo...

Mamen querida, vos sí sabés leer entre líneas. El duelo ha pasado y fue duelo verdadero y no metáfora. ¡Qué potencia tienen tus comentarios! Es como si te escuchara, amiga.
Un gran besote.

Liliana G. dijo...

Gracias Jimena es un gran halago. Soy muy temperamental como ya habrás notado. Hay otros con mucha fuerza que no han sido leídos porque recién hace un mes que abrí este espacio y nadie los vio.
Un beso.

Liliana G. dijo...

Mi Señor, con la mirada hacia el suelo y mis mejillas ruborizadas, acepto vuestra Prenda y el Honor de ser Dama Escarlata. Presto pasaré a buscar el anillo de la Encomienda.
Siendo Señor, ya no visitante de esta casa, sino miembro de ella, no sé mi Capitán, por qué no estáis entre mis seguidores que buena prenda sería.
Quedo a vuestros pies, pletórica de felicidad, mi Señor.

Charly T. dijo...

No puedo menos que agradecerte este regalo para el alma que nos estás ofreciendo. Gracias.
Un gran beso.

Verónica Beatriz dijo...

Hola Lili, me encantó esta parte "Porque tus ojos son espejos que reflejan los destellos de mi alma cuando el infinito se cansa de beber en tu mirada"
Que bonito!!!!

Liliana G. dijo...

Charly, gracias por tus palabras, trato de compartir un pedacito de mí con todos los que me leen.
Un beso.

Liliana G. dijo...

¡Vero qué alegría encontrarte por aquí!
Mil gracias por tu comentario. Un gran besote.

Nirvana dijo...

Un hermoso poema en prosa, trabajos como éste hacen que uno se apasione por leer. Felicitaciones y cariños.

Magah dijo...

Hermoso!!!!
Me gustó pensar en el dolor del alba. Es una imagen y una sensación contundente.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Gracias por tus palabras Nirvana, la pasión debe estar siempre presente en la lectura.
Besos.

Liliana G. dijo...

Magah, agradezco de todo corazón tus palabras. Me encanta encontrarte por aquí.
Un gran cariño.

Frederico Salvo dijo...

Mais um belíssimo poema emoldurado pela saudade que muitas vezes, sorrateira, perpassa-nos a alma.
Carinhos.

Liliana G. dijo...

Gracias Frederico, viniendo de un alma sensible como la tuya, recibo este comentario con gran placer.
Un beso.