sábado, 14 de marzo de 2009

Regresa Capitán Escarlata






EL Capitán Escarlata nos ha dejado.
Todo aquel o aquella que desee que regrese, tenga a bien pinchar esta imagen y colocarla en su blog.
"La unión hace la fuerza".









LAMENTOS POR LA AUSENCIA DE MI CAPITÁN


Tristes lloran las campanas. Ding Dong, Ding Dong,
están llorando las campanas porque he perdido a mi Señor.
El Capitán Escarlata se ha ido por esos campos de Dios
tan igual a las campanas, tan igual he quedado yo.
Dónde os habéis ido caballero, que habéis apagado mi sol,
dónde os habéis ido con mi luna, compañera del dolor.
De los Viejos Tercios del Rey os habéis llevado el color
más me dejasteis indefensa, sola y triste en el albor
de nuevos días tan amargos, como el mismo amargor.
Yo os había entregado, como prenda, mi amor,
mi escudo os habéis llevado, más no me he ido yo
que en castillo he quedado vertiendo lágrimas por vos.
Las barbacanas vacías lamentan tu ausencia Señor,
el foso se ha secado, de las almenas brota un clamor
que os llama en mi nombre, a viva voz:
¡Capitán Escarlata os habéis ido, más no habéis perdido
mi amor!
Y en el fondo de mi alma, allí donde os guardo a vos
también tañen las campanas acompañando mi dolor.
Os buscaré en las estrellas, os buscaré en cada rincón,
no dejaré de buscaros hasta encontraros…
¡Vive Dios!

48 comentarios:

Celia dijo...

¡Cuántas cosas guarda el fondo del Alma!.
Un abrazo muy fuerte, amiga.

roxana dijo...

No hay que olvidarse de èl!.
Cuando se necesita ayuda hay que pedirla y sino escuchan gritarla!
Un besote

Anónimo dijo...

No me hagas estas cosas Liliana,... No puedo.

Expresiones.

JL

Roberto Esmoris Lara dijo...

No, esto no va...nunca podía llegar a tu ventana por este famoso Capitán, que hasta se bebía el vino que yo llevaba para brindar contigo. Ahora que "el caballero" fue por algún otro botin, mi prenda llora su ausencia.
No tengo consuelo...ni Liliana tengo.
jajaja
Besos, hermosa, tu amigo el REL

Paco Guerrero dijo...

me unire con vos en esta su cruzada.
un abarzo

Eros dijo...

Cuanta sensibilidad y amorprofundo dentro de tu alma, mujer..
Un beso gigante para vos..
Eros....

MAMEN... dijo...

Un grito desesperado, espero que dé su fruto guapaaaa¡¡¡¡;)

BESOOOSSSS Y BUEN FINDEEE AMIGA MÍAAA¡¡¡

Liliana G. dijo...

Sí Celia, el alma es una caja de Pandora donde ni nosotros mismos sabemos qué vamos a encontrar y justamente éso es lo que hace hermosa a la vida.
Gracias, amiga.
Un gran beso.

Magah dijo...

Querida Lili, estuve ausentada unos dias por un pequeño accidente, que ya es historia, ya estoy casi bien.

Sin duda me he perdido mucho de tu blog, pero recobraré despacio el tiempo perdido.
Lo mas lamentable es lo del Capitan Escarlata, encontré en mi blog un comentario de él, pidiendo que lo recuerde y al ir por él, ya no lo encuentro.
Sabiendo de vuestro idilio me he venido hasta aquí y me encuentro con tu noble causa. Adhiero.

Demás esta aclarar que no solo he venido por vuestro Capitan, tu blog es una cita obligada para mi.
Un abrazo grande amiga.

Liliana G. dijo...

De eso se trata Roxana, varios amigas/os ya tienen la imagen en sus respectivos blogs. ¡Unámonos! Cariños.

Liliana G. dijo...

Anónimo, pago con la misma moneda...
Besos a tutiplén.

Liliana G. dijo...

Jajaja Roberto sos un divino, ¡qué halago! No te preocupes, sabés que te tengo en un lugar privilegiado de mi corazón.
Un sinfín de besos, querido amigo.

Liliana G. dijo...

Gracias Paco, de todo corazón. La cruzada no la comencé yo pero me ha tocado el alma, pues el Capitán era mi Señor...
Un besote grande.

Liliana G. dijo...

¡Gracias Eros! Ése es mi temperamento, así como escribo, así soy.
Besos y cariños amigo.

Liliana G. dijo...

¡Yo también Mamen, yo también! Gracias por unirte.
Muchos besos, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Querida Magah, lamento muchísimo ese percance que tuviste, después me contarás. Celebro que estés recuperada.

A mí me pasó lo mismo que a vos, cuando fui de visita al blog del Capitán ¡se me había ido! ¡Podés creer! ¡Me ha plantado! ¡Éso no es justo!

Gracias por tu apoyo, amiga.
Muchos besos y mejorate.

Marga Fuentes dijo...

Precioso lo que has escrito, Liliana. Es precioso. El "anónimo capitán", a pesar de que te pide que no le hagas estas cosas, estoy seguro de que está inflado de tanto amor recibido de sus bloggeros.
Un beso muy fuerte para ti,

Liliana G. dijo...

Quiero suponer que sí Marga, no creo que nadie sea tan insensible como para que no le importe esta cruzada en su honor. Además yo sé que él es un tierno, amiga.
Gracias por estar aquí, muchos besos.

ade dijo...

- Liliana, muero por conocer a tu capitán. Viene con barba encanecida? es un pirata cojo?, Es el capitán de una nave?, llega desde el espacio? Es un tierno poeta Cabrón?....Quiero conocerlo.Besos. Ade

Liliana G. dijo...

No Ade, no. El Capitán es un caballero medieval que pertenece a los Viejos Tercios del Rey, y como tal lo defiende en sus cruzadas. No sé si es cojo. Jajajaja
Un beso grande.

Charo dijo...

Yo creo...que algún día volverá en busca de su bella dama!!!

Un besazo

Madreselva dijo...

El Capitán estará cruzando algún puente, pero nunca se irá.

Liliana G. dijo...

Jajaja, ¿Será posible Charo? Me parece que ya no quiere...
Besos mil.

Liliana G. dijo...

Bueno Madreselva, pero que se apure, no tiene por qué pasarse la vida en el puente. Jajajaja
Besos.

Charly T. dijo...

Querida amiga, quisiera ser ese Capitán para merecer semejante derroche poético, en estos momentos lamento no serlo...
Besos.

Madreselva dijo...

Es que unas horas se te han hecho una vida??? Eso genera el Capitán, es cierto. Por suerte todos estamos en ella. Y podemos ir y venir ... y cruzar ... una y otra vez.

TORO SALVAJE dijo...

Creo que palabras como las tuyas pueden ayudar a que vuelva.

Besos.

Carrachina dijo...

Vaya que travieso este Capitán que se va sin decir nada, pues no llores porque a buen seguro volverá.
Porque el amor puede atravesar todas las fronteras y poner la dirección de su corazón en camino cierto.
Besos de Carrachina.

Liliana G. dijo...

¡Vaya, Charly! ¡Cómo están todos, amigos! Te agradezco muchísimo, cuántos halagos para mí. También te ofrezco el poema, de corazón.
Un besote.

Liliana G. dijo...

Jajaja Parece que sí Madreselva, nos ha cautivado con su hidalguía. Pero si mi Señor ya no quiere nada de mí, no he de cruzar el puente pues no tiene remedio...

Liliana G. dijo...

Gracias Toro Salvaje, sos un cariño. Esperemos que estos versos le lleguen como lo hacen con vos.
Un gran beso, amigo.

Liliana G. dijo...

Es que me ha tomado a traición Carrachina, un día me ofrece su prenda, me escribe un poema, me dice su Señora y luego ¡me planta! Ha eludido a los centinelas de mi castillo y estado bajo mi almena, y qué he ganado... pesares, amiga, pesares.

César Lamara dijo...

Si yo algún día hallare a ese capitán Escarlata, señora, por esos caminos de Dios, tened por cierto que recibirá vuestro mensaje y también que responderá por su conducta, pues no es de caballeros dejar con tantas cuitas el corazón de una dama. Y si por ventura fuera osado, a fe mía que probará sin remedio el filo de mi espada, y si no lo fuera, a punta de la misma lo llevaré a vuestro castillo; si fuere cojo sobre una pierna y si no lo fuere sobre las dos. Podéis dar por hecho que os responderá. A sus pies, señora.

Liliana G. dijo...

¡Válgame Dios, Caballero! ¡Ya he vuelto a encontrar defensor! Si lo hallares, señor, dejadle ir, que no merece la pena obligarle a lo que ya se niega. Puesto que habéis venido a mi castillo, con gusto acepto vuestra compañía, que el puente será levado a vuestro paso como hidalgo lo merece.
Me inclino hacia vuesaced, Caballero César y os espero...

Nirvana dijo...

¡Qué maravilloso amiga! Se te pierde un Capitán y encontrás un Caballero! Ojalá me pasara a mí. jajaja Además sufrí tu "lamento" ¡qué sentimientos!
Espero que tus galanes te correspondan.
Besos Lili.

Liliana G. dijo...

Gracias Nirvana. ¡Cómo se han apasionado todos! ¡Me dejan perpleja!
Un beso, amiga.

César Lamara dijo...

Si ésa les vuestra voluntad, Lady Liliana, que así sea. De hallar por esos caminos de Dios a semejante bellaco, así lo haré: lo dejaré libre, pues bien es verdad lo que decís, que a ninguno hay que obligar a lo que se niega, y mucho menos en lo tocante a las dolencias del corazón, que ya de por sí son intrincadas, inabarcables y oscuras. Y sepa vuestra mereced que nunca vi castillo más hermoso que el vuestro ni dama más encantadora y cumplida que vos.
Dad por seguro que tenéis en mí a un perenne y certero defensor, vive Dios, y si a vuesa merced le place asomarse al ajimez de cualquier torre del castillo y lanzarme un pañuelo para ensartarlo como una bandera en la punta de mi espada, tened por cierto que así lo haré, y allá los truhanes con Dios y su conciencia, que no será materia mía conducirlos por el recto camino, que cada uno halla el destino que busca y la justicia del Todopoderoso a todos nos da lo que merecemos.
Con el respeto debido, besa vuestra mano éste que os sirve.

Alicia María Abatilli dijo...

Cuando comenzamos con Marga esta campaña por el regreso del Capitán, fuimos descubriendo que lso blogs no nos pertenecen, son también de aquel que nos visita cada día.
Que respetamos las razones que pueden llevar a cerrarlo, pero que también necesitamos esa posibilidad del regreso.
Las bitácoras tienen vida propia, como la de sus dueños.
Ojalá regrese el Capitán, ojalá.
Un abrazo, Liliana.
Alicia

Liliana G. dijo...

Caballero César, me halagáis con vuestras palabras y con ellas aliviáis mis penas que se hacen leves ante vuestra presencia. No he de dudar de vuestra voluntad ni de vuestra honra, ellas serán de aquí en más, las prendas que llevaré conmigo con sincero agradecimiento, pues lo que se me ha negado no podré yo recuperar ni seguir plañendo por ello.
En el aljimez del ala norte, señor, os esperaré gustosa. Sepa vuestra merced que allí encontraréis a una dama despechada en busca de consuelo. Con el último estertor del lucero del alba, mis doncellas os librarán paso para llegar a vuestra meta. No más de allí, señor, puesto que la Guardia Real puede prenderos.
El pañuelo de seda que os entregaré será del color de la hierba en primavera, que el verde es color de esperanza y la esperanza la he puesto en vos.
¡Vive Dios Caballero! ¡Habéis henchido de gozo mi corazón! Mis penas se alejan y mis heridas comienzan a sanar…
Acepto vuestro cándido beso, no sin que mis mejillas se cubran de rubor.

Liliana G. dijo...

Alicia María, Marga y vos tienen absoluta razón. Cuando hacemos públicos nuestros escritos, de alguna forma dejan de pertenecernos. Nos gusta cuando el reconocimiento de los otros nos toca, y llegado el caso, debemos hacer honor a ese reconocimiento.
Esperemos que el Capitán tenga a bien volver. Si no puede hacerlo, de todos modos no lo olvidaremos.
Un gran beso, amiga.

Anónimo dijo...

Creo Señora que el tal César Lamara tiene mucho que aprender,... entre otras cosas,... modales.

Ni sabe quien es el Capitán, ni conoce sus circunstancias, no los motivos que lo empujaron a tomar tan grave decisión, ni lo ha leido nunca. Mejor haría en cuidar su lenguaje ante las Damas,... pero,... ¿Que se puede esperar de un "¿caballero?" que llama Lady a dama tan Castellana?.

En cuanto a lo de "dejarlo libre", mucho tendrá que aprender ese "¿caballero?",... siquiera,... para dar caza al capitán, y cuando lo hallare (si es que lo hace), mucho sangrará antes de reducirlo.

Siento, mi Señora, que os halague la berborrea barata y pacata de semejante individuo.

El Capitán os lee mi Señora,...No os quepa duda,... aunque solo pueda comentaros de tarde en tarde.

Expresiones.

JL

Liliana G. dijo...

¿Pues quién sois Caballero embozado que os dáis en llamar Anónimo? Que tal nombre nunca he escuchado en estas tierras castellanas.

Deberíais saber, Señor, que el mentado Capitán luego de darme prenda, abandonada me dejó y que el Caballero César vino a mi encuentro con gentileza y honor, ofreciéndome su hombro para aplacar mi dolor. (Válgame Dios, los hados del verso también me han traicionado.)

Que si no fuera por él, mis lágrimas vertiría sobre el Guadalquivir haciéndole salir de madre.

Su berborrea como vos la llamáis, me ha encandilado como faro en la negra mar, pues no puedo más que agradecer tan gentil atención.

¿Qué esperábais Señor Anónimo, que perdiera yo mis sueños en pos de una vana ilusión? Que la vida es sueño y los sueños, sueños son...

Recoged el guante y batiros, si es vuestra decisión, esta dama quedará atenta, prendada de lo único que le queda ¡su honor!

Frederico Salvo dijo...

Querida Liliana!!
Vim novamente conferir o teu talento. Nunca me decepciono. Parabéns por mais esse belo texto.
Carinho especial.

Liliana G. dijo...

¡Gracias Fred! Me pasa lo mismo cuando te visito. Es un placer leer tus escritos, un verdadero placer.
Un gran beso, amigo.

Liliana G. dijo...

Carta abierta a mi Capitán:

Mi Señor, si aún sois dueño de esta tierra y aún me tenéis por vuestra Señora, os suplico que me llevéis también en el alma como os llevo yo. Que no sería dama de honor si no atendiera a las súplicas de mi corazón.

No hay puentes que puedan separar el camino que habéis decidido emprender, con el que os lleva hasta las almenas dónde una vez nos encontráramos. Que sólo son fantasmas y como tales les ahuyento.

Si sólo me tendiérais una mano cruzaré presto a vuestro encuentro. Si sólo me dedicárais una mirada, me detendría para abrevar en vuestros ojos. Si sólo me dijérais una palabra, me uniría a vuestro destino.

Mi Capitán, con rubor os he confesado lo que mi corazón grita a los cuatro vientos. Voto a los hados para que no sea el viento el que se lleve mis súplicas.

Os pertenezco.

Anónimo dijo...

Mi Señora.

Liliana...
Siempre en el alma.

Expresiones.

JL

Liliana G. dijo...

Y en vuestra alma estaré, mi Señor, volando en pos de vuestros sueños...

Anónimo dijo...

Yo encontré al Capitán!!! Se ha mudado a tierras no tan lejanas para explorar las maravillas del pecado!!
http://www.foropiratas.com.ar/showthread.php?t=14223