domingo, 22 de noviembre de 2009

Tumba de titanes


Tapizo el infinito
con las ramas de los árboles caídos.
Sin querer hago del cielo
una tumba de titanes
y en el rezo silencioso
que mis labios no pronuncian
dejo acanaladas las penas
en la madera perdida para siempre.
Llora la savia derramada
en impío mar de lamentos,
lloran sus plantas desraizadas
añorando las caricias de la tierra,
madre prodigio que le dio vida
para que el hombre
asesinara su madera.
¿Acaso nadie sabe
que los árboles también piensan?
¿Que ofrendan su frescura
en aras de su leña,
que imploran con sus brazos rugosos
al cielo de sus quimeras?
¿Dónde encontrar otra sombra,
cómo volver a honrar a la tierra?
Los pájaros se van muriendo
de nostalgias y de ausencias,
de a poco vamos matando la magia,
sin los árboles, hermanos…
¿Qué nos queda?

98 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Un desierto en el horizonte.
Cada vez más cercano.
Eso nos queda.

Besos.

MiLaGroS dijo...

Que hermoso Lili. Me he encantado y me ha conmovido. Disculpa que te visite menos . Ultimamente se me amontona la faena. pero te sigo admirando y queriendo

Silencios dijo...

Casi no queda nada, querida amiga. Un desierto donde se germinan las lagrimas de un futuro incierto.

Mis besos cielo, siempre

Ana dijo...

Me has emocionado...

Muchos besitos Liliana.

mari dijo...

¿quien somos nosotros para herir a nuestra MADRE TIERRA?...¿quien somos nosotros para arrebatar las sombras que nos covijan de esos brazos rugosos,que con tanto amor nos regala nuestra MADRE TIERRA?...No somos nadie,nuestra MADRE TIERRA nos lo hara pagar!!!!

Un besazo Lili!!!!

Paco Alonso dijo...

El mejor de los homenajes que se puede hacer al árbol caído lo he presenciado en tu espacio, son mi aliento, nuestro aliento, y por ello deseo agradecértelo con un pequeño regalo, el cálido árbol de la amistad, necesito tu correo electrónico para hacértelo llegar.
Cálido abrazo.

Juan Sin Nombre dijo...

Tu poema posee una carga emocional inmensa, Liliana, es imposible leerlo sin sentir el sacudón de sus palabras...
Cada trabajo tuyo dice algo concreto, defiende algo en particular, rinde homenaje a lo grande y a lo ínfimo por igual. Me da muchísimo gusto visitarte.
Besos.

Liliana G. dijo...

Es verdad Toro, lamentablemente cuando nos demos cuenta ya no vamos a poder hacer nada, y si pudiéramos, nosotros mismos nos encargaríamos de demostrar lo necio que somos, volviéndo a destruir todo...

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por tu sensibilidad, Milagros. No te preocupes, amiga, sé que siempre cuento con vos sin necesidad que me comentes (estoy en tu misma situación, no doy abasto). Lo verdaderamente importante es conservar los vínculos.

Un beso muy grande.

Laury dijo...

Un futuro incierto pero que entre todos podemos cambiar.
Espero que la estes pasando muy bien en este domingo.
Un beso.
Laury

i am... dijo...

Silencio en los bosques,
silencio de templos.
Ya no hay ramas nuevas
todo está desierto,
en zarzas y abrojos
tan solo Silencio!.
Silencio en los ríos
que transitan lentos
y en lagos dormidos,
soñando despiertos,
con ramas bien verdes
nadando en su espejo.
Callan las hormigas
formando cortejos
lo mismo que monjes
por claustros desiertos;
callan los sonidos,
callan los insectos,
la tierra, la noche,
la aurora y el tiempo.
Las cumbres y abismos
lloran en silencio.

Un fuerte abrazo y besos

Liliana G. dijo...

Pienso lo mismo, Silencios, por eso todavía estamos a tiempo de sembrar realidades además de ilusiones...

Besotes, dulce.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Ana, el emocionarte habla maravillas de tus sentimientos...

Un beso y un abrazo, amiga.

Liliana G. dijo...

Marita, yo me pregunto más bien "quiénes nos creemos que somos", y me respondo: creemos ser mucho más de lo que en realidad somos... Somos una vida que mata a otra, somos irresponsables y necios porque no aprendemos.

Gracias amiga. Un besazo.

Paula Olivieri dijo...

que hermoso y reflexivo poema,siento esa angustia de ellos también... de nosotros mismos, que dependemos de ellos para vivir!
muy bello poema.
un abrazo

Lisandro dijo...

mientras a algunaos les queda los bolsillos lleno de plata, a otros les queda vacia el alma por esa tristeza e injusticia de perder a los arboles, pertenezco al segundo grupo!!!
Lili cuantos tendrian que aprender de tus letras!!!!
Fuerte abrazo, te super quiero!

Liliana G. dijo...

El homenaje me lo estás haciendo vos a mí concediéndome el premio y regalándome tus cálidas palabras, Paco...

¡Gracias de todo corazón!

Besos.

Mi correo es: lanavede_lg@yahoo.com.ar

Liliana G. dijo...

Ahora soy yo la que experimenta ese sacudón con tus palabras, Juan S. N. Me siento halagada y comprendida...

Gracias.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Sí Laury, entre todos podemos cambiar el futuro, pero para eso necesitamos cambiar nosotros primero. Son años de creernos dioses...

Muchas gracias, amiga. Que tengas una excelente semana.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡¡Qué hermoso poema i am!! Tiene ritmo, cadencia y un mensaje que se siente.

¡Gracias por este regalo!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias Paula Olivieri y bienvenida a este rinconcito.

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Lichi, algunas personas defienden sus propios intereses a costa de hacer estragos imposibles de subsanar.
Me consta que vos de los otros, un poeta no sabe destruir, sólo soñar...

Gracias, mi dulce.

Besos mil. Tkm

América dijo...

Nos queda poco a este paso Liliana,la poesía también es denuncia y reflexión,es imposible quedar indiferente al leerte ,pensamos inmediatamente en las nuevas generaciones y en el legado que vamos dejando.

Llega poeta ,directo a la conciencia.

Un fuerte abrazo.

Samuel Rego dijo...

Quien al mirar un árbol sólo ve madera, es un necio que no disfrutará de sombra, de aromas, de nidos musicales, de hojas medicinales, de oxígeno verde, de la VIDA.
Liliana, un frondoso beso y una fecunda semana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Aún nos queda la vida Liliana.

Un abrazo.

guillermo elt dijo...

La naturaleza nos pasará factura de las fechorías que cometemos con ella.

Un gran poema para recapacitar sobre nuestra "casa" (la Tierra)

Besicos.

MariCarmen dijo...

La arrogancia del hombre pagara un precio muy alto. Tocas un tema vital para el futuro de quienes nos sucederan, que factura a cobrar.

Tienes un gran talento para ponernos a pensar y lo haces con magistral atino.

Bello poema para reflexionar.

Un gran abrazo!

Celia dijo...

Así es, liliana. Pero la propia vida marca la muerte. Estamos todos en la Tierra y unos tienen que dejar para que otros vivan. Es la Ley.
Gracias por tu reflexivo poema.
Un beso

POLIDORI dijo...

Nos queda el desierto y el hastío.

Muchas gracias Liliana, concienciarnos de esta forma tan preciosa y extraordinaria es muy importante.

Un abrazo.





John W.

Juan Francisco dijo...

Nada Liliana, si nos faltan los árboles no nos quedará nada. Son la vida de la tierra si ellos faltan todo acabará. No habrá ájaros que nos alegren con sus trinos, los campos se convertiran en páramos resecos y solitarios y además nos quedaremos sin oxígeno... ¡buen panorama.
Te paso unos versos de mí poema Alguien:
Ya nada volverá a ser
como el ayer recordado.
En la vega fresca y verde
fragante, llena de encanto,
no hay álamos susurrantes
ni los chopos recortados
sobre las suaves colinas
dan su cobijo y amparo
a los pájaros que ayer
en sus ramas anidaron.
Pasó el tiempo y en sus ramas
que fueron fuertes antaño,
también la melancolía
dejo su abrazo olvidado.
Alguien cortó aquellos troncos.
Alguien se llevó su encanto.
Alguien dejo las colinas
sin sus chopos dibujados
sobre el horizonte tibio...
alguien mató su reclamo.
Alguien dejó los tocones
sobre los cerros pelados,
alguien mato con su savia
toda la vida que antaño
sobre sus ramas había...
Y hoy camino paso a paso
por las riberas del río
tristemente... meditando
que nada volverá a ser
como era el ayer lejano,
porque ya los viejos chopos,
-tocones abandonados-
no están donde yo los viera...
y la vega con su encanto
llena de vivas fragancias
que suspendían el ánimo,
tan solo vive en mí mente...
no hay pájaros anidando
sobre las ramas cuajadas
de los chopos y los álamos.
Alguien cortó aquellos troncos.
Alguien se llevó su encanto.
Alguien llenó las colinas
de silencios descarnados.

Un abrazo amiga Liliana.

Liliana G. dijo...

Es verdad América, la poesía puede ser un gran vehículo de reflexión y de denuncia, trato de esmerarme para que así sea sin dejar de lado el placer por la poesía misma.

¡Gracias!

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Y además de ser un necio, es un pobre infeliz que se está perdiendo la magia de esa VIDA...

Gracias, Samuel.

Otro beso frondoso y exhuberante. Buen comienzo de semana.

Liliana G. dijo...

¿Hasta cuando, Javier? Estamos empeñados en destruir nuestro hábitat... de tanto matar especies, también nosotros perderemos la vida.

Besos, querido amigo.

Liliana G. dijo...

Ya nos la está pasando Guille, no te quepan dudas, basta con ver los desastres "naturales" que se están produciendo en todo el mundo...

¡Gracias!

Besicos.

Liliana G. dijo...

¡Gracias MariCarmen! Es muy gratificante pensar que un poema puede llevar a la reflexión...

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

No es ley depredar por intereses propios o matar por placer, Celia. El caso de la tala indiscriminada, es muy diferente del natural ciclo de vida sobre la Tierra y todo lo que sea abusivo y provocado adrede, a la larga trae consecuencias.

Gracias por exponer tu punto de vista, amiga.

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

Gracias a vos John, tu presencia siempre es un placer.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Hola Juan Francisco. Te diré que me has dejado gratamente sorprendida por tan bello poema, cada verso se convierte en el lánguido recuerdo de un pasado que no volverá. Y es tan cierto...

Muchas gracias. Me ha encantado el poema que engalana este espacio.

Besos.

Charly T. dijo...

Tu poema es una lágrima por cada gigante caído, Lili, un homenaje que rescata no sólo la madera perdida para siempre, sino los valores que nunca se debieron perder...

Muy bueno en todos los sentidos. Felicitaciones amiga.

Besos

Manolo Jiménez dijo...

Precioso poema que debería hacer reflexionar a los que se están cargando sin remedio (creo) el futuro de todos.

Abrazos.

ARIADNA dijo...

hermosisisimo poema que nos invita a la reflexión, me encanta como escribes por que tus letras llegan justo donde las quieres colocar, un abrazo, que tengas una linda semana.
ariadna b.b.

El Capitán Escarlata dijo...

Es curioso, mi Señora, conforme me hago más viejo, más sensible soy al dolor, al sufrimiento o a la muerte de cualquier ser vivo,... debe ser,... posiblemente,... porque tengo un perro al que aprecio como amigo,... y a poemas capaces de sensibilizarme, como el de Vuestra Merced.

Expresiones honrando a la tierra varias.

Liliana G. dijo...

Es esa justamente la esencia del poema, Charly, me da mucho gusto que hayas captado la esencia misma de mis Letras.

¡Gracias!

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

El problema, Manolo, es que difícilmente a este tipo de gente se le ocurra leer un poema, ni disfrutar de ninguna forma de arte. Cuando no se tiene conciencia para vida, tampoco se la tiene para otros menesteres.

Muchas gracias, amigo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Hola Ariadna, me inunda de una sana alegría pensar que mis Letras llegan, que me lo hagas saber, me da el placer de haber comenzado el camino...

¡Gracias!

Cariños.

Liliana G. dijo...

Lo cierto es mi Señor es que sois sensible desde siempre... Aunque os ocultáis tras vuestra espada, el corazón de Vuestra Merced tiene la calidez del sol de estío.
Seguramente vuestro perro está honrado de teneros a su lado, esta vieja dama en cambio, está honrada de que su poema os haya conmovido.

Expresiones al sol de estío varias.

Dyhego dijo...

George Bush estaría la mar de contento. ¿No dijo que lo mejor para combatir los incendios era talar árboles?
Es triste talar árboles pero...
Lo mejor sería plantar dos por cada uno que se tala.
En fin.
Salu2.

sedemiuqse dijo...

¿que nos queda?

Precioso como siempre
besos y amor
je

Marga Fuentes dijo...

Una maravilla, mi querida Liliana. Un poema que me deja pensativa y melancólica. Tantas y tantas cosas hemos destruido en este planeta, que él, ya no nos quiere.
Un beso enorme y un abrazo verdadero.

MAJECARMU dijo...

Te felicito por poner voz a la naturaleza y a sus árboles.. de esa forma apasionada y elegante,que tanto nos llega,Liliana..

Tu solidaria generosidad llega al Universo que recibe tu oración.. y moverá nuevas energías,en favor del medio ambiente.

Mi felicitación y mi abrazo
M.Jesús

Gala dijo...

Cuando las lágrimas resvales por nuestros ojos ya sera demasiado tarde.
Nuestros ojos dejaran de descansar en la magina de la naturaleza.

Muchos besos

Nirvana dijo...

Sencillamente genial, Lili, tanta poesía derramándose en cada verso desde la languidez ahogada de un grito por la vida...

Besos, amiga, como digo siempre, te seguís superando.

Paloma dijo...

Liliana, me ha emocionado tu reflexión hecha poema, esto no es una novedad, tienes ese don y ese arte de saber llegar a los que te leemos.

Sólo espero que no sigamos matando la magia.

Besazo.

Alatriste dijo...

Una gran pregunta. ¿Qué nos queda? Muy poco diría yo, tal y como está todo. Se nos van los mejores y no dejamos de poblar el mundo de cadáveres. Hay que cambiar ya. Un besazo amiga y gracias por tu precioso comentario en mi desvá. Me encantó. Cuídate.

Liliana G. dijo...

Yo tiraría a George Bush a la mar, cosa que es bien diferente, pero dadas las circunstancias prefiero votar por tu propuesta, Dyhego: plantar dos árboles por cada uno que se tala.

Me gustó.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Yo me hago la misma pregunta, Sede...

Gracias, querida amiga.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

¡¡Hola Marga!! Ojalá los responsables quedaran tan reflexivos como vos, lástima que ni siquiera son capaces de ver poesía en los árboles, o la ven y no les interesa, cosa más desagradable aún.
Por suerte todavía somos muchos los que sí queremos este mundo y los que damos gracias por poder seguir viviendo en él...

Gracias por tu abrazo, siempre lo he sentido de verdad.

Besotes, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Querida M, Jesús, siempre engalanás este sitio con las palabras justas y el halago a flor de piel...

¡Muchas gracias!

Un cariño inmenso.

Liliana G. dijo...

Esperemos que nunca sea tarde Gala, que la conciencia prevalezca sobre los bolsillos para que las sonrisas prevalezcan sobre las lágrimas...

Besos, amiga.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Nirvana... (lo que es tener amigas cercanas... jajajaja)

Un beso, "pichona".

Liliana G. dijo...

Siempre es una gran satisfacción que me digan que he llegado con mis versos.
¡Gracias de todo corazón, Paloma!

Por cada uno que mate la magia, habrá cien poetas que la revivan...

Besazos, amiga.

Liliana G. dijo...

Tratemos de rescatar lo que queda Ramón, para que los "malos de la película", no nos ganen...

Tu espacio me inspira una ternura infinita, donde el arte que ponés en las Letras, honra al sentimiento. Te merecés todos los halagos.

Un beso grande.

Antoñi dijo...

Hermoso canto que necesita mover conciencias y hacer pensar en el autentico futuro que sin duda es este planeta y todo lo que lo hacer ser lo que es, entre eso están los árboles... besos, Antoñi

Roberto Esmoris Lara dijo...

Ay de la sombra derrumbada, del canto deruumbado, del aire que jadea en el desierto.
Un abrazo frondoso y fresco, amiga del alma.
Besos del REL

Marcos dijo...

Un grito desesperado de justicia que en tus manos se convierte en un dulce homenaje a los árboles caídos.
Tus versos llegan para anidar para siempre en el lector amigo.

Cariños, Liliana.

Liliana G. dijo...

¿Se moverá la conciencia de los responsables, Antoñi? Creo que deberíamos crear conciencia entre los jóvenes para que no sean los predadores del mañana...

Gracias, amiga.

Besos

Liliana G. dijo...

Si hacemos un vergel dentro del corazón, probablemente el desierto ceda ante los sentimientos, REL... ¿o será utopía?

Que la sombra de un árbol sea un himno a la vida.

Otro beso para vos, amigo querido, desde el oasis de mi alma.

Liliana G. dijo...

Mientras haya un solo grito pidiendo justicia, la justicia se sentirá reconocida en su esencia...

Gracias, Marcos.

Un gran cariño.

LEON PLATA dijo...

Necesario poema. Algunos dicen que la poesía sólo cumple una función estética; otros sin embargo pensamos, que aparte del disfrute literario, la poesía puede aportar a la construcción de un mundo mejor; eso hacía Benedetti, y eso hacés vos querida Liliana. Alguna razón tendrían los estudiantes franceses del 68 cuando pregonaban con voces tiernas que no obstante estremecieron los cimientos del stablishment inhumano, lo siguiente: “más poesía, menos policía”. Las autoridades gubernamentales parecen no estar muy dispuestas a controlar la explotación de los recursos naturales, ni a salvaguardar el medio ambiente de la depredación a que está siendo sometido; va casi un centenar de acuerdos trasnacionales, una centena de leyes en cada Estado, y la situación ambiental nada que mejora; bien sabemos que no tienen un verdadero compromiso más allá del que comporta la hipocresía; por eso Liliana, este poema se integra a mi ser como una carta de singular valor social y natural, sin prescindir del caro valor literario que nos muestra, por supuesto...

Mil gracias, querida Liliana.
Un sentido abrazo.

Linus dijo...

Tu poema llega al centro de los sentimientos, y aunque en ti es habitual, hoy me voy con una emoción especial, de esas que te dejan esperando que el poema no acabe.
Excelente, mi niña.

Besos

Carrachina dijo...

Liliana que bello poema y es verdad todo en esta vida siente y tiene vida, el dolor de la naturaleza nos duele a nosotros, por que al final lo que respiramos se debe a ella.
Felicitarte por esa entrevista maravillosa que te han hecho, me he sentido mucho más cercana a ti pues me encantó escuchar el poema tan bello que has recitado, hazte el favor y sueña,,, me quedé impresionada con lo que has contado y tu maravillosa labor ayudando a gente en situación extrema,,, y la superación de esa enfermedad que tuviste cuando tus hijos eran pequeños, toda tu poesia ya habla del gran ser humano que eres, por que la sensibilidad y el amor corre por tus venas.
Me has llegado directa al corazón , un abrazo sincero como siempre y muchos besos de Carrachina.

Liliana G. dijo...

Es verdad, León, la poesía es mucho más que estética, es también el grito de denuncia, de homenaje, de todos los silencios acumulados por la hipocresía de aquellos que no tienen sentimientos y viven destruyendo los ideales ajenos.
La poesía es tantas cosas y sirve para tantas otras, que no me alcanzaría el espacio para hablar tímidamente de ella... pero sobre todo, la poesía es AMOR...

Besos y cariños, querido León.

Liliana G. dijo...

Es un gran cumplido el tuyo, Linus, un cumplido que me empuja a la responsabilidad de seguir escribiendo con el corazón para que llegue a otros corazones hermanos con la misma fuerza del sentimiento.

¡Gracias!

Un abrazo enorme.

Liliana G. dijo...

Así es Esther, somos parte de la Naturaleza, por eso mismo lo que le duele a ella nos duele a nosotros...

¡Has escuchado la entrevista! Puff, con el pánico escénico que tengo ha salido horrible, me cansé de meter la pata... jajajaja
Lo importante, creo yo, es que llegue el mensaje, la esencia del mismo, con eso me conformo.

¡Gracias, muchas gracias! De todo corazón, amiga mía.

Un beso gigante.

Alicia María Abatilli dijo...

Queda los que nos ocurre en Córdoba, con el 5 % de bosques naturales, lo demás el hombre se encargó de talarlos... Ahora es tarde para los reclamos, la indiferencia ganó la batalla.
Pero siempre es buen tiempo para comenzar a sembrar.
Un abrazo, lo que haces es sembrar.

Alicia

Rosna dijo...

Liliana san le agradezco su mensaje en la isla , es cierto tantas veces nos cruzamos en Bitácoras amigas y muy queridas , ahora llego a su casa si me permite ,despacito iré descubriendo este mundo mágico de ustedes los poetas,poetizas y escritores ,no pertenezco al mundo poderoso de las letras , las palabras ( que más de una vez nos llevan al Olimpo o nos dejan en el infuerno ) pero admiro desde el rincón de nada a quienes tienen ese bello don .
Muchas gracias , me disculpa inclui su mundo de poesía a mi pequeña isla .
Saludos desde Japón
Rosna

Rosna dijo...

Pd ...quise decir infierno ... soy un desastre
:-)
Que tenga un feliz día , desde la isla hasta mi querida y muy amada Argentina .
Rosna

Francisco Javier dijo...

Esta vida tan dificil de vivir, que sin árboles nos morimos, pero nos morimos de sed, de aura, de alma. Un besito.

Liliana G. dijo...

¡Qué desastre! Una verdadera pena que Córdoba haya sido mutilada de esa manera, Alicia, y así y todo sigue siendo un lugar precioso. Esperemos que no terminen de desmontar lo que queda porque terminaríamos por perder parte de nosotros mismos. Sembremos entre todos...

Gracias, amiga.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

¡BIENVENIDA ROSNA!

Querida Rosna... ¿cómo disculparte por dejarme entrar a tu isla? Soy yo quien agradece de corazón este hermoso gesto tuyo...
En cuanto a que no sabés nada de este mundo de poetas, te diré que no es necesario saber, sino sentir, esa es la esencia de la poesía. Y por lo poquito que vi de tu isla, toda vos sos sentimiento y amor... por lo tanto, también tenés el don.

Un cariño inmenso.

Liliana G. dijo...

Te entendí Rosna... ojalá todos los desastres fueran como los tuyos :)

Que tengas un hermoso y placentero día, amiga.

Liliana G. dijo...

Tratemos de no morirnos Francisco, y si tenemos que hacerlo que sea de amor. La vida es difícil pero hermosa...

Besos y cariños.

**Andrea** dijo...

Un poema todo sentimiento, lucha y compromiso. Me emocionaron estos versos tan logrados que apuntan directamente a la sensibilidad de cada uno.

Un cálido abrazo, amiga. Felicitaciones.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Andrea, el sentimiento está repartido entre quien escribe y entre quien lee, si faltara alguno de los dos, el sentimiento se perdería por el camino...

Cariños, amiga.

apm dijo...

Ay Lili, que bonito, un poema precioso... que los árboles bien lo merecen, tienes razón los árboles también sienten, todo en la naturaleza siente, la naturaleza misma vive y siente, como nosotros, por eso, un daño a algún elemento de esa naturaleza, es al fin y a la postre un daño que nos hacemos todos a nosotros mismos... tú lo has dicho bien hermoso en tu poema

Un besote, por supuestisimo, de los gordos

Liliana G. dijo...

Hola apm, es verdad, los seres humanos somos tan soberbios que creemos que sólo nosotros podemos manejar el mundo. Sin embargo las catástrofes "naturales" que estamos padeciendo son producto de nuestra locura...

Gracias, querida amiga.

Un besazo, también... bien gordo.

Navegante Del Alma dijo...

Tapizar el infinito con las ramas de los árboles caídos... ¡imponente metáfora! Que buen comienzo para una poesía bellamente desgarradora, me siento en sintonía con tu pensamiento al tiempo que disfruto de tus versos.
Besos querida amiga.

Norma Ruiz dijo...

LILIANA:
SIEMPRE ES UN PLACER VISITARTE.
TÚS POESÍA NOS HACEN REFLEXIONAR. PERO NECESITAMOS QUE EL MUNDO Y LAS CORPORACIONES TOMEN CONCIENCIADE LO QUE GENERA LA DESTRUCCIÓN INDISCRIMINADA DE LA NATURALEZA.
ESTOY DEACUERDO CON UN COMENTARIO ANTERIOR Y TÚ RESPUESTA A ELLA. LA POESÍA NO ES SÓLO ESTÉTICA.
ES MENSAJE, ES EL PENSAR.
¡QUE TANTO CUESTA EN ESTOS DÍA'-
MI AMIGA QUERIDA ME HAS EMOCIONADO.
TE DEJÓ MIS RESPETOS, ADMIRACIÓN. UN GRAN CARIÑO.

Liliana G. dijo...

Hola Navegante, me complace encontrarte y "escuchar" tus cálidas palabras, estar en sintonía con un pensamiento no suele ser nada fácil, por eso es un gustazo poder compartirlo...

Muchas gracias, amigo mío.

Besos.

Liliana G. dijo...

Es cierto Norma, deberían tomar conciencia quienes tienen el poder de cambiar las cosas, para eso es importante comenzar a construir desde los cimientos, desde abajo... y nosotros somos los cimientos, así como lo serán nuestros hijos. Ojalá que la estructura aguante y nuestro granito de arena se convierta en un estandarte de justicia...

Mil gracias por tu cariño y reconocimiento.

Besotes.

salmorelli dijo...

Quien toma el poder, mi querida Liliana, hace eso. Coger el poder. Y continuar con el negocio sangriento de la tala indiscriminada da mucho poder, defender la naturaleza a estas escalas, resta poder. Un beso, amiga

Anónimo dijo...

Por enjugar las lágrimas de tu alma, sería capaz de plantar mil árboles y hacer girar los vientos.
¡Genial!

Besos
JJ

Liliana G. dijo...

¡Hola Salmorelli! ¡Qué gusto encontrarte, querido amigo!
Es como vos decís, todo es un gran negocio y una gran vergüenza.

Gracias por tu visita.

Un beso

Liliana G. dijo...

Guaaaauuu ¡Qué piropo! Lástima que no sé quién sos... de todos modos te lo agradezco.

Un abrazo.

Noesperesnada dijo...

Que buenos versos para mostrarnos una imagen tan cruda de un mundo sin arboles...

Laura dijo...

Hay que abrazar un árbol para sentirle dentro latiendo. Tan fuerte, tan suave. Pegar la oreja a su corteza y escuchar las historias de la Historia.
Me duelen los arboles cortados, los arboles quemados. Siento mi cuerpo amputado.
Hermoso Liliana, como siempre, como nunca. Contundentemente bello.
Un besazo.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Noesperesnada, es un gusto encontrarte por aquí...

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Sí, es verdad Laura, somos Naturaleza, no nos podemos engañar siendo infiferentes a ella...

¡Gracias amiga!

Besotes.