viernes, 5 de noviembre de 2010

LAMENTOS POR LA AUSENCIA DE MI CAPITÁN




Tristes lloran las campanas… ding dong, ding dong,
están llorando las campanas, he perdido a mi Señor.
El Capitán Escarlata se ha ido por esos campos de Dios,
tan igual a las campanas, tan igual me lamento yo.

Dónde os habéis ido caballero, que habéis apagado mi sol,
dónde os habéis ido con mi luna, compañera del dolor.
De los Viejos Tercios del Rey os habéis llevado el color
mas me dejasteis indefensa, sola y triste en el albor
de nuevos días tan amargos como el mismo amargor.
Yo os había entregado como prenda y regalo, mi amor,
mi escudo os habéis llevado, mas no me he ido yo
que en castillo he quedado vertiendo lágrimas por vos.
Las barbacanas vacías lamentan vuestra ausencia Señor,
el foso se ha secado, de las almenas brota un clamor
que os llama en mi nombre a viva voz:

¡Mi Capitán, os habéis ido, pero no habéis perdido
mi amor!

Y en el fondo de mi alma allí donde os guardo a vos
también tañen las campanas acompañando mi dolor.
Os buscaré en las estrellas, os buscaré en cada rincón,
no dejaré de buscaros hasta encontraros…
¡Vive Dios!




http://rmalaventura.blogspot.com/
Si queréis visitar al Capitán Escarlata, pinchad en este sitio.

90 comentarios:

Liliana G. dijo...

Como lo prometido es deuda, vuelvo a traeros un poema épico que algunos de vosotros conocéis por haber seguido, hace un tiempo, la resonante historia del Capitán Escarlata, mi Señor, y esta su dama Cristina. Para quienes no lo sabéis, Escarlata visitaba a menudo las barbacanas de mi castillo, y burlando a la guardia, llegaba bajo mis almenas, donde con románticos lances hubo cautivado el corazón de esta dama, se hubo batido contra un tal archiduque, y defendido mi honor como un caballero, para luego desaparecer en batalla, en nombre y gloria del Rey.
Espero que sea de vuestro agrado.

Mi Capitán, es un honor volver a traeros a mi humilde morada.

Expresiones encendidas varias :)

Dyhego dijo...

¡Me encanta ese sabor medieval!
Recibid mis parabienes, bella dama.
Cariños.

PATSY dijo...

¡Qué regalo Lili! Me acuerdo cuando seguía esas andanzas típicas de caballeros andantes :))

Me encantó que volvieras a traer este poema. ¡Gracias!
Besos para la dama Cristina y el Capitán.


(¡Hasta la vueltaaaaaaaaa!)

Mary dijo...

ayyyyyyyy¡!como me gusta Lili,sabes que me derrito con estas entradas.

Precioso,precioso.

Besos.

Cuidate Patsy,hasta la vuelta.

Capitán dijo...

Fantástico, el ding dong sonoro y musical llena el poema de tañidos

Un beso

~ El Capitán Escarlata ~ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ángeles Hernández dijo...

Os buscaré en las estrellas y en cada rincón.

Cuando el capitán se va, cuando el amor no está, lo buscamos, lo seguimos hasta derretirnos. Es así.

Un saludo Á

~ El Capitán Escarlata ~ dijo...

El Capitán Escarlata,... Jajaja,... ese soy yo.

Pobre Caballero Hospitalario de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta. Artillero del Rey. Defensor de los débiles. Martillo de infieles. Tormento de herejes tudescos y luteranos. Valedor de peregrinos. Abogado de causas perdidas. Escudo del amigo y martirio del enemigo,...

Ya sabe Vuestra Merced, mi Señora Liliana, que el honor siempre es mío.

Expresiones buscando por los rincones varias.

PD: Gracias Cristina.

Liliana G. dijo...

Y vos recibid mi gratitud, don Dyhego, siempre seréis bienvenido en mi humilde castillo.

A vuestros pies.

Liliana G. dijo...

Señora Patsy, sé que os regocijábais con los entredichos del caballero y la dama. Recibid este poema como un regalo de despedida y llevadlo con vos a esas tierras de Indias.

¡Buen viaje y mejor regreso! :)

Liliana G. dijo...

Oh, una gran dama en mi castillo, doña Mary... Mirad que os conoceré largo como para no saber que sois una romántica empedernida. Me alegro que disfrutéis del añejo poema que os ofrezco. :))

Gracias mil, pero... pasad y quedaos, hay lugar para todos.

Liliana G. dijo...

Fantástico es que haya otro magno Capitán en el castillo de esta dama, con semejante escudería bien guardada estoy :)

Quedados, Capitán, sed bienvenido. A vos, mi eterna gratitud.

Besos.

Mary dijo...

ya pasé hace tiempo y todavia no salí jajajajaj,ni lo pienso hacer.

Reina de las letras¡!CHUIC.

Liliana G. dijo...

Bienvenida a mi casa, Doña Ángeles, es un honor recibiros :)

Vos lo habéis dicho, Señora, la meta de la dama Cristina estaba puesta en buscar a su caballero.

Ya descansa el alma y suspira
porque el caballero ha vuelto
esta dama en sus ojos se mira
y su corazón late en el viento.

Mi gratitud y mis cariños para vos.

Liliana G. dijo...

Ay, mi Capitán, mi Capitán... cuánto me habéis hecho sufrir con vuestra rauda partida, pero sabed que el puente será levado cada vez que queráis visitar el castillo, los guardias tienen órdenes de franquearos el paso y dar salvas en vuestro honor...

Ahora que habéis vuelto, también me ha vuelto el alma al cuerpo :)

Expresiones encontradas varias.

P.D.: Gracias JL.

Liliana G. dijo...

Jajajajaja, Doña Mary no se hace de rogar cuando se trata de visitas. Haré preparar los aposentos del ala Norte de castillo para que que estéis cómoda. Si queréis podéis traer al Preste Juan, será un honor para mí recibirlo en esta casa :))

Chuic.

Sneyder dijo...

…mi escudo os habéis llevado, más no me he ido yo…sigo en el torreón esperando a los viejos tercios del Rey…no me he ido amor, os llama mi corazón a viva voz…

Me ha encantado el poema, mis felicitaciones

Besos a la dama

Pluma Roja dijo...

Un verdadero lindo regalo Liliana, precioso.

Dejo un fuerte abrazo y un saludo cordial.

Hasta pronto amiga.

Liliana G. dijo...

Allí me he quedado a la espera, Señora Sneyder, pero la ardua labor de los soldados del Rey alejan a mi Capitán de las torres, mas puedo aseguraros que no de mis suspiros :)

Recibid mi gratitud y mi cariño.

Liliana G. dijo...

Señora Aída, sed bienvenida a castillo, vos merecéis este regalo y más aún...

Mi agradecimiento a tan distinguida dama. Recibid un fuerte abrazo.

María dijo...

Mi querida Liliana, gracias por traérnoslo, es un bonito poema, muy original.

Un beso.

Mercedes Pinto dijo...

Es un poema bellísimo, de una dama que no se resigna a olvida a su caballero. He llegado a sufrir esa pérdida a causa de la batalla. Cuánta frustración y dolor...
Un placer leer tus letras.
Me alegra encontrar estas perlas en tu casa.
Un abrazo.

El alegre "opinador" dijo...

Genial. Poema épico de verdad, con aires del medievo. Una maravilla, como siempre, leerte.
Besos.

Quino dijo...

Gracias Liliana por compartirlo.Es muy grato conocer tus historias del Medievo. No es de eextrañar que con estas ilustraciones y contenidos; uno se impregne y forme parte del paisaje.

Besos

Charly T. dijo...

Una perla que merece el regreso y la gloria, en un poema que libera todas nuestras fantasías. Excelente.

Un gran beso, a una gran dama.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué bien que traigas, tu alter ego, Cristina, transido de amor por el Capitán Escarlata, galante y épico. Se admira tu pluma, por esa virtud, de situarse escrituralmente en ánglos tan difíciles de obrar. como este de recuperar la donisra medieval, cuando galanteo y aventura de caballeros, relevaban la belleza de y el donaire de la mujer. Un abrazo, encanto. carlos

Liliana G. dijo...

Gracias a vos, Doña Mari, por acercaros con tanto cariño a este, vuestro castillo :)

Besos a tutiplén.

Liliana G. dijo...

Triste es la vida de la dama cuyo caballero marcha a la guerra, doña Mercedes, se hace paño de lágrimas y esperanza de regreso.

Os agradezco de corazón vuestras cálidas palabras.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Es un honor teneros en esta casa, Don "Opi", como siempre. Se os agradece con complacencia vuestras palabras.

Besos :)

Liliana G. dijo...

Bienvenido a castillo Don Quino, esa es la idea de esta dama, que sus invitados se sientan en su lugar y disfruten con ella :)

Recibid mi gratitud y mis cariños.

Liliana G. dijo...

Caballero Charly, evidentemente vos no venís de Castilla, más bien parece que de la Inglatera Anglosajona.
Pero como en mi casa no se hacen distingos de raza, credo e idiomas, el puente siempre estará levado para vos :)

Es un gusto recibir vuestras palabras. Mis cariños, Señor.

Liliana G. dijo...

Don Carlos, es una grata sorpresa vuestra visita. Así es, el alter ego de esta dama (que en verdad se llama Cristina) se regocija al poner en marcha esta fantasía de caballeros andantes, castillos y princesas. Siempre quedan los sueños de una niña dentro del corazón de alguien que hace mucho tiempo ha dejado de serlo :)
Me da gusto compartirlos con vos. ¡Gracias!

Un beso grande, Caballero.

//elojodelhuracan// dijo...

Multifacética amiga, pasar por tu casa siempre es llevarse una grata sorpresa. El de la pluma es tu don, no hay dudas, merced a él es que desfilan entre tus renglones los más variados y estupendos temas y personajes. Este poema épico es una joya.

Besos.

Alas.rotas dijo...

Ahora si has ido a la magia del tiempo, que yo adoro!! La edad media, sus caballeros sus reyes para ellos sería una vida mezquina y con muchas necesidades, pero visto desde nuestro tiempo es algo hermoso y bello, los torneos por el pañuelo de esa dama…. entonces si había romanticismo, la vida no era igual. Pero tu corazón sabe que tu capitán volverá. Me ha encantado. Un beso

Mar dijo...

Mi querida Liliana, vine a darte las gracias por tus emotivas (y emocionantes) palabras y me encuentro con tu hermoso poema al Capitán...

Se me escapó una sonrisa...

Mil besos y mi cariño...

PD. (No tengo fuerzas, nena. Me faltan fuerzas)...

Liliana G. dijo...

Muy agradecida por vuestras palabras, //el ojo del huracán//, sois muy amable y caballero.

Os envío un beso.

Liliana G. dijo...

Así es Don Ramón, esta época es mágica, bellísima, nos sumerge en la fantasía y nos hace soñar.
Muchísimas gracias por tan cálidas palabras, mi Señor.

Recibid un beso de esta dama.

Liliana G. dijo...

Mi queridísima Mar, que este viejo poema te haya hecho escapar una sonrisa, es el mejor regalo que esta dama puede concebir de tu parte.
Te comprendo desde el corazón, mi dulce, a todos nos pasaría lo mismo, también yo he perdido la fuerza en un primer momento, pero luego, el tiempo hace de que nos replanteemos si queremos ponernos la coraza de la vida o esperar que la vida nos pase por encima. Y es allí donde, como por arte de magia, aparece la fuerza y con ella la esperanza.

Un beso gigantísimo, amorosa, desde diez mil kilómetros de distancia, pero muy cerca, te envío la fuerza que hoy te falta.

Adriana Alba dijo...

Me encantaron estas andanzas de Cristina y el Capitan!!!!

Muy romántico!!!

Abrazos Lili.

Linus dijo...

Hermoso, mi niña, hermoso. Tú haces que hasta las fantasías tengan sentido, si eso no es hacer magia no sé qué lo sea.

A ti, bella dama, un gran beso.

Maripaz Brugos dijo...

Si, es verdad, hace tiempo que le perdí la pista yo tambien.
Estoy segura que ese poema tan bello, le hara volver...

Un beso, Lili

Liliana G. dijo...

Doña Adriana, que gusto haberos encontrado en mi morada. Os agradezco de corazón tanto cariños dispensado.

Recibid un gran beso :)

Liliana G. dijo...

¿Fantasías Caballero Linus? ¡Diantres! Pero si esto es la vida... :)

Agradecida quedo y os envío el beso que os merecéis.

Liliana G. dijo...

Ya ha aparecido, Maripaz, ya ha aparecido, sólo debéis seguir el enlace que está al pie del poema y os llevará directo a su morada.

Gracias, Doña Maripaz. Recibid un beso.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
No conocía la historia de este caballero y su doncella. Un texto hermoso donde has captado muy bien el espíritu medieval. Me ha gustado mucho. Besitos:
Tadeo

**Andrea** dijo...

Qué bonitoooo!!! Yo tampoco conocía esta historia pero me hace soñar con viejos castillos y caballeros galantes :)
Gracias por traerlo Lili!!!

Muchos besos

América dijo...

Poetiza...

Una vez más,escribe el corazón de una poeta,se siente olor a jazmín,a pañuelo guardado bajo la almohada,a gestas imposibles,amores eternos.
Ni el tiempo puede borrar la huella del ausente capitán...
Absolutamente precioso,así como el blog al que nos invitas...
Capitán Escalarta como el color de su corazón encendido en cada batalla,suspirando el aliento de su amada.

Dama ,un fuerte abrazo.

Marga Fuentes dijo...

Al principio creí que otra vez se había ido el Capitán y te iba a decir que no lo lamentaras más, que es un ingrato y que no vale la pena seguir rogándole que aparezca, pero veo que es un post que en aquel momento de su partida le escribiste con tanta tristeza y cariño y que soy yo la despistada.
Fue precioso lo que nos nació hacer para que el Capitán regresara, y tu poema fue entrañable.
Un beso, mi querida amiga. Que aunque no estemos tan en contacto, siempre te llevo en el corazón.
Te quiero mucho,

MAJECARMU dijo...

Mi querida señora, siempre es un honor recibirla en mi casa por la fuerza y el poderío que va dejando a su paso...!!!Imagino cuán gozoso se sentirá el capitán con sus palabras.A buen seguro que, habrá pasado más de una noche en vela,soñando con el regalo que va a ofrecer a su merced,a quien estima y considera merecedora de la mejor estrella del Universo...!!

Le dejo mi gratitud por su digna presencia y mi felicitación por su generosa e invalorable ofrenda.
Mis respetos y mi abrazo en el espacio y el tiempo.
M.Jesús

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Leyendo lo del Capitán, me dan ganas de haber vivido en ese entonces...claro que no corriendo tantos riesgos de diferente tipo, ¿no?

Te mando un beso dominical.

Barbara Himmel dijo...

Pues mi querida Sra.,es todo un honor leerte..Lili sabes que mew encantan este tipo de peomas!!
querida amiga..comeinza lindo tu semana..
recibe un abrzo fuerte
´Bárbara

TORO SALVAJE dijo...

Vive Dios que el Capitán Escarlata estará contento!!!

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Don José Tadeo, esta casa se honra con tan distinguido caballero.

Recibid mi cariño y me afecto.

Liliana G. dijo...

Señora Andrea, no hace falta pues de que conozcáis la historia sino que la disfrutéis...

Os agradezco vuestras palabras.

Besos.

Liliana G. dijo...

Doña América, el corazón de una poeta siempre late al son de sus versos, el pañuelo perfumado ha sido arrojado desde la torre para que mi Señor lo recoja en prenda :)

Mucho me alegra de que hayáis pasado por la morada del Capitán, bien se lo merece...

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Ay, doña Marga, si el Capitán se volviera a ir, querría decir que ha abandonado definitivamente estos campos de Dios...
Nadie mejor que vos recordáis la gesta de aquellos tiempos aciagos, cuando en impresionante clamor pedíamos que volviera :)
Mi Señora Marga, os llevo no sólo en el pensamiento sino también en el corazón.

Un beso inmenso. Os quiero mucho, amorosa ;)

Liliana G. dijo...

Mi querida Señora, María Jesús, es mi casa quien se orgullece de vuestros pasos por ella, es un honor que holléis los aposentos de mi castillo con vuestra gracia y donaire.
No dudéis de que mi Capitán ya está descolgando un lucero para ofrecer a esta dama :)

Recibid mis más caros afectos. Besos.

Liliana G. dijo...

Pero... Don Esteban, entrad, sed bienvenido en castillo, aquí no correréis ningún riesgo, los guardias están atentos desde las barbacanas...

Os envío un beso en lunes, que no acierto cómo decirlo de otra manera :)

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias, Doña Bárbara, es un placer y un orgullo encontraros en mi casa... como siempre.

Os acerco mis abrazos y mis cariños.

Liliana G. dijo...

¡Vive Dios, Caballero Toro! Escarlata ha agradecido con creces esta entrada... ¡A por los viejos tiempos!

Se os agradece y envía un sonoro beso ;)

Juan Sin Nombre dijo...

Qué maravilla que hayas traído nuevamente este poema, recuerdo las andanzas de Escarlata por estos lares, toda una gesta.

Mi querida dama, recibid un beso y una reverencia de este caballero que os estima sobremanera.

Amapola Azzul dijo...

Encantador poema que nos traslada a otros tiempos.

Tal vez no queden tan lejos aún ésos idealismos dentro de nuestros tiempos.

Un beso.

~ El Capitán Escarlata ~ dijo...

Con Vuestro permiso, mi Señora Liliana,... y por alusiones:

Pero Marga,... ¿Yo un ingrato?,... mírame bien,... soy yo, soy Escarlata... el viejo soldado de Flandes aquel que te escribió un pequeño relato,... el que escribio los asaltos al castillo y le dedicó un poema a Liliana, y a Alicia María, y a Butterfly, y a Weto,... y tantos otros,... Me llamas ingrato,... yo,... que regalo mis versos a quien los quiera recoger,... yo,... que paseaba por tu bitácora cuando solo iban a verte cinco o seis personas,... yo que pensé que eras judía por lo bien que cantabas las canciones sefardíes,... no,... no te creo,... no soy un ingrato.

Ahora en serio, Margarita... eres un encanto,... gracias por organizar aquel "rescate" junto con Alicia, Liliana, Sedemiuqse, Luis Madrigal y algunos más.

Expresiones rescatadas varias.

La abuela frescotona dijo...

HERMOSA AGONÍA DE AMOR. QUE TRISTE LAMENTO DE UNA DAMA ENAMORADA, PERO RESIGNADA AL ENCUENTRO FINAL CON SU AMANTE CABALLERO.
TE ABRAZO QUERIDA LILIANA G.

Kiki Nikon dijo...

Encantador poema épico, me imagino a la dama en la torre sufriendo de mal de amores por su caballero.
¡Hermoso y mágico!

Un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Don Juan, sé que habéis seguido la historia en su momento :)

Descuidad gentil caballero, también yo os estimo de la misma manera. Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Quedan cerca siempre y cuando mantengamos viva la capacidad de soñar, Doña Amapola, no lo dudéis. ¡Soñad! Allí está la clave...

Mi gratitud para vos. Besos :)

Liliana G. dijo...

Permiso concedido, mi Señor, sabéis que este espacio es vuestro y de Doña Marga también. No he de terciar en vuestros dimes y diretes, pues es conocido el gran cariño que siento por ambos :)

Expresiones cariñosas varias.

Liliana G. dijo...

¡Ah, de las agonías del amor! A veces se hace llanto y otras poema...

Os agradezco, querida Doña "Frescotona", siempre es un placer encontraros en esta casa.

Muchos besos.

Liliana G. dijo...

De eso se trata Doña Kiki Nikon, de mantener viva la magia. Sin magia la vida no vale un ardite.

Gracias a Vuestra Merced. Besos.

Carla dijo...

Que increible y bello poema epico.
Me ha encantado como vas contando la historia del poema.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Liliana:

Vaya ingrato capitán, el capitán escarlata... ¿Cómo es posible que se aleje dejando atrás el amor de tan amorosa Dama?

Pasaré a visitarlo para conocerle mejor.

Abrazos.

Patricia 333 dijo...

poema épico , que maravilla la dama en la torre me impacto , querida Lili me quedo un rato para leer lo que me he perdido de tus bellos escritos, cuando me queda un poco de tiempo me gusta venir a disfrutarlos

Besosss Lili

Liliana G. dijo...

Vuestras palabras me hacen un gran honor, Doña Carla.

Se os agradece y saluda :)
Besos

Liliana G. dijo...

¿Verdad que sí, Don Rafael? Aunque ha partido por orden del Rey, y voto a los Cielos que ha regresado...

Si visitáis su casa no sandréis defraudado, os lo recomiendo.

Os agradezco de corazón, caballero. Cariños.

Liliana G. dijo...

Siempre seréis bienvenida, Doña Patricia, no lo dudéis. Vuestras palabras son un gran halago para esta dama.

Mi eterno agradecimiento a vos.
Besos y cariños.

sedemiuqse dijo...

Siempre vivos los recuerdos

Besos y amor
je

PATSY dijo...

Paso a releer por enésima vez el poema y a dejar saludos... ¿adiviná desde donde?
KATMANDU!!!!!

Besosssssss :))

Liliana G. dijo...

Siempre, Doña Carmen, no lo olvidéis tampoco :)

¡Gracias! Recibid más besos y amor...

Liliana G. dijo...

¡Voto a todos los Santos del Cielo, Doña Patsy! Ya sabía yo que vuestra empresa trataría de emular el viaje de Don Cristóbal, aunque os habéis ido bien lejos por unas míseras especias, yo os digo que bastaba con acercaros al supermecado de los chinos que tenéis cerca de vuestra casa (quién no tiene uno cerca).
Me habéis asombrado con vuestra absoluta fidelidad a este espacio (y a esta amiga :)

Ya sé que no habéis partido del Puerto de Palos de la Frontera, pero sí del aeropuerto de Ezeiza, y en menuda revuelta os habéis ido. Espero que a vuestro regreso, las aguas vuelvan a estar calmas por estos internacionales lugares, que ya está bien de dar semejante imagen de desorden ante el mundo...

Os esperaré lo que sea necesario para que me contéis vuestras andanzas por las Indias.

Besos que den la vuelta al mundo.

Taty Cascada dijo...

He retrocedido en el tiempo, perdida estoy...Diviso un castillo el de vuestra merced, sus campos lucen bordados de trigales y rosales, trabajados por vuestros vasallos...Ignoro si dejarán la entrada a ésta pecadora, que con sus versos un tanto pecaminosos, oficia de juglar en reinados contiguos...
Un beso Liliana...

Anónimo pero no tanto :) dijo...

Fantástico poema, tan fantástico como la dama que lo ha escrito. Echar a volar las fantasías es un sano ejercicio de vida.

Besos, dulce.
jc

Liliana G. dijo...

En mi castillo, doña Taty, seréis siempre bienvenida y agasajada, vuestros pecaminosos poemas deleitarán las veladas de la nobleza, no lo dudéis :)

Recibid mi agradecimiento y mi cariño.

Liliana G. dijo...

¿Anónimo pero no tanto? Jajajaja Sois gracioso noble caballero, habéis arrancado una sonrisa a esta dama, cosa que os agradezco y devuelvo ;)

Marcos dijo...

Hermoso poema, lo recuerdo de mis primeros tiempos acompañándote, aún no tenía nik, jejeje
Siempre me gustó este cruce medieval ¿de verdad no venís de allí? :)

Besos, cariño.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Liliana!
Gran y afortunado Capitán...

Saludos de J.M. Ojeda

Celia dijo...

Precioso poema que nos lleva al pasado.
Hace tiempo que no te visito, amiguina, pero es por esta vida ajetreadilla que tengo en este tiempo.
Un beso gordo, gordo.

Liliana G. dijo...

En verdad no lo sé, Marcos, tal vez sí venga de esa época o por lo menos en otra vida haya sido la dama de mi castillo. Uno nunca sabe :)

Gracias, amigo.

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

¡Hola, José Manuel! ¿Verdad que sí? Lástima que en su momento se fue dejando a su dama sumergida en un mar de lágrimas. Pero es bien romántico :)

Gracias.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola Celia! No te disculpes querida amiga, me veré entonces en la obligación de disculparme yo también, pues ya no sé de dónde conseguir una limosna de tiempo :))
Muchas gracias, porque a pesar de todo siempre estás cerca mío.

Un beso enorme.