miércoles, 31 de agosto de 2011

APOLOGÍA PRIMERA

Pintura de Andrews Gonzáles

Soplan aires de tormenta.
Poderosas las olas elevan al cielo
su magnífica cresta,
el desorden es un grito, el orden, un lamento
y allí, en la cumbre de la rompiente
un navío esquiva a los huracanados vientos,
proa hacia el norte cortando la línea
del horizonte con el puñal afilado de su aliento.
Sal en mi boca y arena
puro plomo el firmamento,
el embate del agua golpeando la roca es
llanto desgarrado del mineral que ha muerto.
No hay pájaros, ni arrullos
apenas unos ojos que alerta, muy abiertos,
aguardan que escampe el vendaval
entre truenos, relámpagos y tumbas de besos.
De improviso la calma
acariciando con sus exquisitas manos
el rostro pálido del ínclito momento,
destellando cascadas de luz,
barriendo las espinas que fueron mi tormento.
He vencido, guerrera, el embate del puñal
que en mi espalda se ha clavado traicionero,
he vencido a la felonía conjurada por los ángeles
caídos, íncubos fatales del infierno.
Fue justicia mi viaje y justiciero,
he vencido a las aves de rapiña
tan sólo con la pluma afilada de mis sueños.
Despunta el alba, las nubes son recuerdos,
ya no hay vestigios de tormenta
se hizo canto el perjurio de unos pocos,
vuelvo a ser noche clara, reflejo de la luna
acariciado por el viento.


94 comentarios:

Mary dijo...

Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma,y aunque sea la justicia divina la que juzgue siempre da el lugar que corresponde a cada combatiente...Liliana, me gusta muchísimo esta apología primera.

Un besazo enorme,REINA DE LAS LETRAS¡!

MJ dijo...

Unos versos llenos de fuerza, Liliana. Furiosos al describir la tormenta, serenos cuando llega la calma.
Una delicia de poema.

Un beso grande.

Samuel Rego dijo...

Ese largo viaje lleno de traiciones y tempestades ha terminado feliz por la pericia de quien capitanea la nave que fue y volvió. Así quedará escrito para siempre en la bitácora.

Ahora sólo queda esperar que la nave navegue de nuevo por el cantábrico.
Cuando arribe a puerto, al de Gijón, habrá en la dársena un grumete con un beso en la mano y en la boca una flor.

Besos y flores con sal y...cariño

Quino dijo...

Cuando las tempestades surgen en alta mar y con tormenta, es normal que el patrón del barco asuma las responsabilidades tanto después de la calma como en el instante de la misma... Pero es que tu, Taty nos llevas al huerto, no vemos las verduras ni las naranjas... pero sí a la persona como utiliza la misma de una forma enigmática y pintoresca.

Está claro que no solo pintas con amor, si no que escribes y acaricias el alma de quien te lee.

Besiños dende a cidade de Lucus Augusti.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me ensalman estos versos, que se a garran de momentos climáticos extremos, para expresar en el an{alis profundos, instancias de la vida misma. un BESO. cARLOS

Halcón peregrino dijo...

Qué fuerza tiene esta poesía. Arrebata, arrastra y serena.

Un abrazo.

RELTIH dijo...

HERMOSO TEXTO. EXCELENTE SU GESTACIÓN.
UN ABRAZO

PATSY dijo...

Arrollador poema, lo dice todo, lo sugiere todo, y demuestra tu poder interno. Ante semejante fuerza "las aves de rapiña" terminarán siendo simples gorriones :)

¡Grandioso Lili!

Besos.

SANTIAGO LIBERAL dijo...

Mi querida amiga, haces de los elementos como las tormentas, nos gusten.
Un placer quedarme en tus letras

Adriana Alba dijo...

Los àngeles justicieros siempre aparecen y ponen calma en la tormenta, una belleza querida Lili.

...La ayuda siempre llega!

abrazos de cielo despejado.

Liliana G. dijo...

Claro que sí, Mary, por fortuna siempre llega el tiempo de la calma, y aunque la justicia divina haga su trabajo, me gustaría ver (y creer) que la justicia terrena también lo hace.

Muchas gracias, querida amiga.

Un beso enorme y de todo corazón.

Liliana G. dijo...

La furia contra la tormenta es por haber provocado a los elementos con total impunidad. La calma, en cambio, es por la certeza de haberla vencido con los sueños y con la pluma.

Gracias, MJ.

Un beso gigante.

Liliana G. dijo...

La razón y la búsqueda de la justicia son los motores que han impulsado el navío en medio de la tormenta, Sam, que en la bitácora quede escrito para siempre, como recuerdo de una cruzada en contra de la injusticia.

La nave llegará a Gijón, sólo para encontrarse con ese grumete, su beso y su flor, allí donde brotarán los versos más entrañables.

Mil gracias, querido Samuel.

Besos desde el Atlántico Sur, dispuestos a remontar el mar...

Liliana G. dijo...

Ante la tormenta, querido Quino, no nos queda más remedio que enfrentarlas y afrontarlas, la calma será el premio a esa decisión y a la capacidad de mando que se demuestre frente al timón. Esperemos que den sus frutos...

Muchísimas gracias por tan cálidas palabras.

Un beso grande.

Pluma Roja dijo...

Versos con mucha fuerza y deseo de justicia, pareciera una premonición.

Muy bien dicho.

Saludos Liliana.

Rosa Mª dijo...

Muchísimas gracias Liliana por compartir con nosotros tan hermosísimo poema. Me ha gustado mucho.
Muchos besos. Rosa.

Liliana G. dijo...

Esos momentos extremos, Carlos, son como esas notas musicales que en las películas cumple la función de sobresaltar al expectador, pero que tienden a reivindicar el momento de transición, donde surge y se pone de manifiesto el desarrollo de la trama.
Muy buena tu reflexión.

Muchas gracias.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Esa fue la intención y el sentimiento al escribir sobre esta "tormenta", grafica el cimbronazo que provoca al desatarse, la aceptación y luego, la convicción de que ha pasado de largo.

Mil gracias, Halcón.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por tu reconicimiento, RELTIH, es un regalo para mí.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Nunca sabemos cómo nos afectarán los imprevistos, justamente por serlo, pero lo que si sabemos es la capacidad que tiene cada uno para remontarlos, independientemente de la sorpresa y el desequilibrio que nos provoquen. El temperamento juega un importante papel ante las circunstancias. Sabés muy bien, Patri, que suelo presentar batalla encarnizada contra las injusticias.

Muchas gracias, amiga.

Un beso gigante.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Santiago! La única manera de manejar los elementos es a través de la palabra, eso nos da el poder de la metáfora, el único poder que resulta maravilloso sobre los renglones :)

Muchas gracias, querido amigo, el placer de que dejes tu huella en Bitácora es mío.

Todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

Siempre están, Adri, nunca nos soltarán de la mano, la injusticia "debe" ser neutralizada a través de ellos, tienen la potestad de revertirla.

Mil gracias, amorosa.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Ojalá lo fueran, Aída, la sed de justicia justifica la esperanza de que así sea.

Muchas gracias.

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias a vos, querida Rosa, por leerme con tanto cariño y por dejar tu huella en Bitácora.

Un beso grande.

MAJECARMU dijo...

Liliana,que bien manejas tu pluma-espada,consciente de que el ser humano se crece,se transforma ante las dificultades,que dan lugar al crecimiento y a la plenitud final.
Mi felicitación por tu inspiración,tu claridad y tu coraje,que manejan el timón de tu blog y de tu vida a puerto seguro.
Mi abrazo siempre y hasta pronto,amiga.
M.Jesús

Charly T. dijo...

Lili, sé que te lo dije muchas veces, pero leyendo y releyendo tus poemas, más me convenzo de que te pintan tal cual sos, con una sensibilidad exquisita, pero también con la fuerza titánica que te caracteriza.
¡Bellísima apología a la justicia! Llegará, no lo dudes.

Un beso. Carlos

ZEDIECK dijo...

Con un timonel como vos, cualquier barco llega a destino. ¡Qué fuerza tiene tu poema! MARAVILLOSO.

Besos.
zd

Dyhego dijo...

LILIANA:
Lo mejor de la tormenta es cuando escampa.
Cariños.

América dijo...

Querida poeta.
Bellas las imágenes y si mi memoria no falla tienes otra publicada quizás del mismo autor,son maravillosas y plasman la esencia de tus letras:intensas y plenas de pasión por la lucha,una epopeya contra la injusticia,tu pluma afilada,clara y dispuesta a no callar.
Un fuerte abrazo.

Sarco Lange dijo...

Partí leyéndote y los truenos reventaban por todos lados; luego fue calmándose todo y el mar le hizo la vida más fácil a los peces.

Muy bueno.

bss.

impresiones de una tortuga dijo...

..."De improviso la calma"..., éso eres para mi espíritu intranquilo.
Un beso, Liliana.

Marcos dijo...

No hay tormenta que se te resista ni persona que pase por tu blog sin sentir que ha leído un excelente poema.
Felicitaciones, Lili.

Un beso.

Ana dijo...

La frustración se sublima en bellísimas palabras impregnadas de poesía. Y la indignación se convierte en una alegoría gracias a la delicadeza y al talento artístico de una señora poeta.

TORO SALVAJE dijo...

Tu calma es deliciosa.
Me alegran tus victorias y la paz que destilas.

Besos.

Alas.Rotas dijo...

Forma no muy usual de de expresar los elementos naturales en el mar, frase por frase, punto por punto, nos das a demostrar que después de la tormenta llega la calma. Volviendo la noche clara y el reflejo de la luna en una noche calmada. Como siempre eres grande. Un besote

Liliana G. dijo...

Es que si no tomamos el timón de la vida, M. Jesús, nunca llegaremos a destino. Aunque a veces sea difícil, hay que seguir adelante, no nos olvidemos que llevamos tripulación a bordo :)

Muchísimas gracias por tus palabras tan cariñosas.

Besos y abrazos.

Liliana G. dijo...

Carlos, es tan bonito lo que me decís, que si me lo decís mil veces, las mil veces voy a estar encantada :)
Una cosa es bien cierta, que cuando escribimos, nuestros textos son nuestro reflejo.

Muchas gracias.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Cuanto más lucha, más fuerza y esfuerzo, también de eso se aprende, ZEDIECK, la vida es nuestra mejor escuela.

¡Gracias!

Un beso.

Liliana G. dijo...

Tu memoria no te falla, América, ya publiqué varias imágenes de Andrews Gonzáles, es un artista plástico que admiro sinceramente, sus obras me parecen maravillosamente bellas y expresivas.
Es cierto, mi pluma no se resignará nunca a callar ante la injusticia, si lo hiciera, le concedería una oportunidad que no estoy dispuesta a otorgarle.

Muchas gracias, querida amiga.

Un gran cariño.

Liliana G. dijo...

Así son mis versos, Sarco, tienen vida propia, pero si no tuvieras la sensibilidad necesaria, no te hubieras dado cuenta :)

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

A decir verdad, Tortu, mi espíritu también es inquieto, pero lo bueno es cuando las aguas se calman y acarician la playa, así se disfruta del arte, del silencio y de uno mismo.

Me encanta generar ese espacio para vos :)

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Qué cariño, Marcos, muchísimas gracias.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Cuando la indignación se convierte en poesía, parte hacia otros rumbos donde no tiene más alternativa que dejarse acariciar por la metáfora, y cuando es reconocida por espíritus sensibles como el tuyo, querida Ana, se convierte, además, en un halago superlativo.

¡Gracias! De todo corazón.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Delicioso es tu comentario, Toro, me hace sentir genial :)

¡Muchas gracias!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Dyhego, y por fortuna, siempre escampa :)

¡Feliz regreso de vacaciones!

Un beso.

Liliana G. dijo...

Todo llega, Ramón, por suerte no hay tormentas eternas. Disfrutando de la calma podemos reponer fuerzas por si se presenta otra.

Muchas gracias, querido amigo.
Besotes.

Meulen dijo...

Hola amiga
bien dices que los problemas hay que saber enfrentarlos
porque estos no serán eternos...claro al menos
que nos quedemos pegadas por siempre en esos lindes

valiente el que sabe tomar la rienda de su destino!

abrazos!

SIL dijo...

Mi alma va en búsqueda de ser noche clara.
Pero todavía está en la vorágine de todos los versos que la anteceden.

Tu poesía es preciosa.
El Torito dijo lo correcto en su comentario, y a él me suscribo.

Abrazo grande.
Te sigo.

SIL

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Con versos así...no hay aves de rapiña que resistan.

Un beso.

LOTO dijo...

La esperanza se lleva en el corazón, adherida, esperando que nos salven.
La calma llega.
Precioso y sencillo. Asequible.
Un saludo, Liliana.

Linus dijo...

Hasta las tormentas tienen la oportunidad de parecer bellas en tus poemas, en ellos, tus versos van in crescendo como en una pieza de música culta: tormenta, fuerza desatada, calma, remate lírico. ¡Especatacular!

Besos Lilina, eres admirable.

Norma Ruiz dijo...

Lili:
hermosa poesìa¡ he cierto, despuès de la tormenta se recupera la calma y se sosiega las fuerzas.
amiga al fin pudimos compartir lo que yo habìa soñado, conocerte, sabes que soy fans de tus letras¡ sos una persona amorosa y dulce, con una energìa de espirìtu maravillosa.
me siento plena de alegrìa.
espero prontito estemos juntas.
besos

El Sentir del Poeta dijo...

Querida Liliana, tu belleza interior se ve reflejada en tus letras, te admiro amiga mia.
fue muy lindo conocerte y saber de ti, espero que podamos encontrarnos otra ves.
te dejo besitos y todo mi cariño, que Dios te bendiga y pases un día maravilloso.

Samuel Rego dijo...

Me miras de frente y sonríes
Me miras de frente y sonríes
Sólo te conozco en fotografía
pero es suficiente
porque... me miras de frente y sonríes.

Un abrazo licuado y refundido

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Son impresionantes, el lirismo, el epismo y las fuertes imágenes que envuelven al lector. ¡Mil felicitaciones por esta joya literaria!
Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Claro que hay que enfrentar los problemas, Meulén, es la única forma de acabar con ellos. Si nos quedamos pegados, lo único que conseguiremos es perpetuarlos.

Gracias, amorosa.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Hola, Sil, es un gusto encontrarte en Bitácora.

A tu alma ya le llegará el momento de estar en calma, cada ser humano tiene sus propios tiempos y hay que respetarlos. Cuando eso te suceda, esperamos tu poema :)

¡Gracias!

Muchos cariños.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Liliana:

Tus versos son la vela y el timón que llevarán esa nave hasta buen puerto.

Un abrazo, gracias por visitarme.

P.D. Perdona el comentario suprimido fue una equivocación.

Liliana G. dijo...

Menos mal, Esteban, menos mal... de algo tenían que servir mis versos :)

Gracias, querido amigo.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Justamente, la esperanza es la fuerza que nos impulsa en el camino de la vida, claro que sí.

¡Gracias, Loto!

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

En esta vida todos y todo tienen su oportunidad, Linus, la poesía puede dárselas.

Muchísimas gracias por tan bellas palabras, es un halago.

Besos.

Liliana G. dijo...

Normita querida, el gusto es recíproco. Este encuentro reunió a un maravilloso grupo de amigos luego de varios años de compartir sentimientos a través de la poesía.
Ya dimos el primer paso, ahora hay que mantenerse en el camino, que cada año nos volvamos a encontrar con la misma alegría de este.

Besotes gigantes, amorosa.

Liliana G. dijo...

Querida Noe, fue hermoso haberte conocido, compartido estos dos días de cálida amistad y de poesía. Me consta tu gusto por mis letras y eso para mí es un regalo.

¡Mil gracias por tanto cariño y por tu ternura!

Besos y cariños, muchos :)

Liliana G. dijo...

Salero hay en tus ojos
que me llaman desde el alba
prendiéndose como abrojos
tu ternura en mi alma.
Sólo porque me miras…

Para vos, Sam, otro abrazo apretado y en salmuera ;)

Liliana G. dijo...

Y mil gracias a vos, querido Julio, por dejar que tu excquisita sensibilidad se exprese a través de tus palabras para elogiar estos versos.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Gracias a vos, Rafael, por tus palabras.
Borré el comentario suprimido pensando que era el mío, pues Blogger anda mal y me repitió varias veces el mismo, así que salió redondo :)

Otro gran abrazo.

La abuela frescotona dijo...

Liliana G. despues de esta tempestad de amores y traiciones, la paz es el paraíso, querida amiga te abrazo, aun me dura el cansancio del viaje

OZNA-OZNA dijo...

bellas y profundas letras nos regala tu alma sensible de poeta , infinitas gracias por hacernos participes de ellas, muchos besinos de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz martes .

**Andrea** dijo...

Me encanta este verso:

"el desorden es un grito, el orden, un lamento"

Se siente la fuerza que emana de las palabras. ¡Hermoso!

Besos, Lili.

guillermo elt dijo...

La Verdad, antes o después, siempre saldrá a la luz, al igual que la Justicia. Todo depende del tiempo y de la fuerza de la mano que lleva el timón.

Tú, Liliana, eres fuerte.

Recibe y Cariño y un montón de Besibrazos.

merche marín dijo...

Liliana, estoy gratamente impresionada ante este festival de lirismo que me ha encantado. No paro de leerlo y releerlo. Mira, tengo una carpeta en mi escritorio que se llama "Perlas" donde guardo algunas cosas vuestras que me llegan al alma de modo especial y con tu permiso voy a guardármela allí. Un beso, corazón.

Florence M.F dijo...

Tenés unas imágenes que sustraen. Esa, creo, es la palabra que las define por el momento...pueda algún día encontrar una mejor.
Saludos.

Liliana G. dijo...

Amalia querida, por suerte esta tormenta no es de amor, por el contrario, es del odio que sienten algunas mentes enfermas tratando de avasallar los derechos de las personas. El poema es una reivindicación de justicia.

Gracias por pasar, me alegro que tu cansancio se deba al trote de los días que compartimos :)

Un beso gigante, Amalia, estoy encantadísima de haberte conocido, sos lo más...

Liliana G. dijo...

Infinitas gracias a vos, Ozna, sos el sol de Bitácora ;)

Mil besos.

Liliana G. dijo...

Sucede que veces las palabras tienen fuerza propia, se sienten, se manifiestan, se dan a conocer para realzar los sentimientos del autor, se dejan utilizar y arrollan.

Muchas gracias, Andrea.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

No me cabe la menor duda, Guille, por aquí se dice que "la mentira tiene patas cortas", de modo que muy lejos no llegará :)

Tenemos que hacernos fuertes, Guille, es la única forma de salir adelante y de no perdernos en medio de la tormenta...

Mil gracias, querido amigo.

Muuuuchos besibrazos, todos para vos.

Liliana G. dijo...

Te doy mi permiso y todo mi agradecimiento, Merche, para mí, tu reconocimiento y tu cariño es mi mejor regalo. Estoy encantada :)

¡Muchísimas gracias!

Un beso inmenso.

Liliana G. dijo...

Entiendo tu identificación con esas imágenes, Florence, a veces no es necesario encontrar una palabra especial para definirlas, las que se dicen, se sienten.

Toda mi gratitud para vos.

Un beso.

//elojodelhuracan// dijo...

Tu poema me lleva, me eleva y me arroja para luego deshacerse en caricias. Inmenso poder el de las palabras, pero más inmenso el de tu talento.
Felicitaciones!!!
Cálidos abrazos.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querida Liliana, solo decirte que sigo a tu lado.
Con ternura
Sor. Cecilia

PiliMªPILAR dijo...

Con mi particular sed de justicia a cuestas (...) me adhiero de pleno a tu poema, como si hierro fuera atraído por imán.
¡Qué fuerza transmite!
"Sal en mi boca y arena
puro plomo el firmamento,
el embate del agua golpeando la roca es
llanto desgarrado del mineral que ha muerto"
Aunque el éter vista de azul relumbrón.
Aunque la arena despeje el roquedo de los corazones.
Aunque el agua se funda en suavísimo abrazo de espuma, desleída...
Aun así, aun con todo pervive el poema.
Felicitaciones, Liliana

Kiki Nikon dijo...

Este poema arrasa!!!
Los elementos se vuelven contra la injusticia porque tu palabra tiene la magia de los sentimientos, es decir, la verdadera magia.

Excelente, Lili.

Muchos cariños.

HUMO dijo...

A mas lucha mejor fuerza, difícil de doblegar, cuando uno resiste estoica el paso del tiempo, la vida misma.
Sos una mujer sin duda de buena raza, hermosísima, angelada!

Yo también celebro nuestra amistad.

Muchas gracias Lily!

=) HUMO

ms dijo...

Ponerle el pecho a las tormentas es de valientes. Intuyo que detrás de estos maravillosos versos hay una personalidad aguerrida aunque sensible. Felicitaciones.
ms

Liliana G. dijo...

En otras palabras ¿me estás diciendo que mi poema es como un "huracán"? Seguro que no lo pensaste cuando escribiste el comentario :)

Bromas aparte, muchas gracias, Jorge, es un gran halago.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Cecilia, te siento a mi lado con todo ese manantial de cariño que se desprende de tus palabras.

Besos, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Si el ser humano no tiene sed de justicia, querida Pili, le falta la mitad del carácter para que la vida sea un digno transitar. Me da muchísimo gusto que te hayas sentido identificada con mis versos.

¡Gracias!

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Un poema sin sentimiento, no es un poema ni tiene magia, sería un texto cualquiera, Kiki, que hayas reconocido esos méritos entre mis versos, ya los hizo mágicos.

Muchas gracias.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Me encantó eso de "angelada", sos terrible Fer, divinamente terrible :)

Mil gracias.

Pilas de besotes.

Liliana G. dijo...

Te acercás bastante a tu intuición, aunque no es para tanto, ms ¡muchas gracias!

Un fuerte abrazo.

Marymar dijo...

La pluma justiciera de tus sueños es maravillosa, Lili, con ella no hay tormenta que se te resista.
Excelente poema!!

Besos. Que tengas un gran fin de semana.

Taty Cascada dijo...

Mi querida Liliana:
Es la vida, cúantas veces nos hemos enfrentado a ese mar turbulento, copado de ráfagas de viento y lluvia. Mano a mano luchamos con el dolor, desgarrándonos el alma hasta lograr vencer a los fieras que nos intentan morder. Es la vida, y para vivir, se necesita ser una constante guerrera que observa siempre el horizonte frente a sus ojos.
Un beso para ti.

Liliana G. dijo...

Espero que sea así, Marymar, la calma viene de la mano de los sueños y del amor.

Muchas gracias, amorosa.

Besos.

Liliana G. dijo...

Así es, querida Taty, eso es la vida: luces y sombras. Hay que disfrutar de esas luces y luchar contra esas sombras, en un caso o en el otro, siempre vale la pena.

Mil gracias.

Un besote.