lunes, 13 de febrero de 2012

BOTELLA DE NOSTALGIAS


Descorcho mi mejor
..............................botella de nostalgias
maceradas en viejos toneles de roble,
cato el aroma,
el sabor agridulce de tu boca,
el abrazo incierto que atrapa fantasmas
bebiendo silencios
...........................que pasan y me rozan,
burbujas de un espumante
que se hace canela
acariciando el tiempo que escancia
.................................................mi copa.
Llevo un tesoro enterrado en el alma
aguardando en calma aflorar algún día
y apurando inviernos sus manos arropan
trémulos recuerdos, frágiles cristales
temiendo que mis nostalgias
.......................en su galopar los rompa.
Descorcho mi mejor botella…
beberé de ella y finalmente romperé
......................la copa.

96 comentarios:

Samuel Rego dijo...

También, como los buenos vinos, los recuerdos tienen bouquet.
Siempre escancias los mejores versos en la copa delicada de tus poemas.
Habré de leerte con cuidado no sea que el exceso de taninos me trastorne.

Un beso lleno, a rebosar

Teresa dijo...

Si cada trago de nostalgia nos hiciera más fuertes, abría que apurar hasta la última gota... luego estará bien romper la copa.

Enhorabuena por tan buen poema.
Besos.

Lapislazuli dijo...

Van creciendo los sentimientos asociados a la nostalgia, hasta ese final prefecto de romper la copa
Bellisimo!!!
Un abrazo

Liliana G. dijo...

Aunque una copa de estos versos mareen un poco, dejaré su nostalgia a un costado y brindaré a tu salud, mi querido Sam ;)

¡Gracias!

Otro beso, más allá del borde...

Liliana G. dijo...

Yo creo que sí nos hace más fuertes, Tere, porque nos da más experiencia. Aunque no hay que abusar, que la nostalgia no se adueñe de nosotros, es allí donde romper la copa es la mejor opción.

Muchas gracias, querida amiga.

Besotes.

Quino dijo...

Rompe las copas que quieras. Eso es esencial y sobre todo si se nos aflora algo novedoso que surja. Es como volar y transitar de la nostalgia a un presente absoluto para captar y beber esos vinos de la mejor solera. Fantástica post.

Besiños de sol, Lily.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Lapislazuli, la nostalgia va in crescendo en el poema hasta que al romper la copa, se redime a sí misma.

Gracias :)

Otro abrazo grande.

Liliana G. dijo...

Ahora que lo pienso, Quino, tal vez lo novedoso es justamente romper la copa, darse ese permiso y seguir adelante.

Muchas gracias, querido amigo.

Un beso y un brindis, por las nostalgias y nuestros versos.

mj dijo...

Tus veros suenan como una dulce canción, formas hechas pensamiento y emoción. Visible es la sonrisa sublime de tu alma...
Un saludo y ha sido un placer ir repasando tus escritos...
mj

elisa...lichazul dijo...

las nostalgias hay que beberlas sorbo a sorbo, pero embriagarse ... ojalá que no


precioso poema Lili,la mente es un envase intrincado, no siempre el mosto albergado madura, otras se avinagra totalmente


besitos y luz
y feliz san Valentín

Dyhego dijo...

Siempre me he preguntado por qué hay que romper la copa.
Cariños con brindis.

izara dijo...

La nostalgia es un vino,
demasiado caro;
un día fue hermosa parra de luz,
hoy posos encerrados.
Beberla es aguar los ojos,
guardarla es trabar los pasos.

Como siempre tu poema, para disfrutar en pequeños tragos.

Un abrazo.

MJ dijo...

Un poema lleno de esencias y sabores.
Bebamos de esa copa de nostalgias pero sigamos hacia delante.
Precioso, Liliana.

Un beso.

Linus dijo...

Pues es así como debe ser, se debe disfrutar de los recuerdos hasta que estos se hacen nostalgias, y si persisten, romper la copa antes de que se transformen en tristezas.

Muy bello tu poema, Liliana, dice mucho más que las palabras.

Un beso.

Gon dijo...

Muy lindo el poema!, me gustó!.

No soy un fanático de los poemas ni el genero literario, pero cuando escriben y logran transmitir un sentimiento me gusta!: y este es un claro ejemplo.

Saludos!

Alicia Abatilli dijo...

Es lo mejor, querida Liliana.
Romper la copa, para jamás volver a beber de ella.
Un abrazo.
Alicia

Pluma Roja dijo...

Solo puedo decir: Bellísimo.

Felicitaciones Liliana.

Ah, y feliz día de San Valentin.

Beso.

MariCarmen dijo...

Brindemos con buen vino y celebremos Valentine, querida amiga entonando tus bellos versos.

Un fuerte abrazo.

Charly T. dijo...

Brindo a tu salud, Liliana, choquemos esas copas y luego estrellémoslas sobre el maravilloso piso de tus versos.

Un beso muy grande y feliz San Valentín.

Mary dijo...

Sencillamente elegante y exquisito,nostalgias embotelladas hasta que uno quiera liberarlas.

BRINDEMOS POR EL AMOR,AMIGA¡¡¡¡

XIN XIN.

CHUIC¡¡¡

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por tu visita y tus cálidas palabras, mj, es un placer encontrarte en Bitácora :)

¡Bienvenida!

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Licha, emborracharse de nostalgias no es la opción, por eso, el personaje del poema ha decidido romper la copa, para no correr riesgos :)

¡Gracias, amorosa!

Un beso grande y feliz San Valentín.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Dyhego! En general no sé cuál es el significado de romper la copa, en particular, lo expliqué en el comentario de arriba. Además... ¡me encantó la metáfora! :)

Besotes, Dyhego.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Izara, ni emborracharnos de nostalgia, ni guardarla hasta aguar los ojos. Mejor, romper la copa y que la vida siga su curso.

Muchas gracias, amigo.

Otro abrazo.

Liliana G. dijo...

Claro que sí, siempre para adelante, camino del futuro y la esperanza.

¡Gracias, MJ! :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

Por eso mismo siempre hago la distinción entre nostalgia y tristeza, querido Linus, la nostalgia es un dulce recuerdo de añoranzas; la tristeza, un estado de ánimo que nos ahoga y nos amarga.

Muchas gracias por comprender el poema y valorarlo con tanto cariño.

Besos.

Liliana G. dijo...

Para mí, Gon, lo esencial de un poema es justamente transmitir sentimientos, si a tu juicio lo he logrado, ya es un triunfo :)

Muchas gracias. ¡Bienvenid@!

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

¿Sólo eso? ¡Cuánto, Aída!

Mil gracias, querida amiga, el tesoro de las pequeñas palabras es decir cosas inmensas...

Un beso enorme y feliz San Valentín.

Liliana G. dijo...

Brindemos por eso, Alicia, para no repetir los tragos amargos :)

¡Muchas gracias!

Un gran abrazo y mi cariño de siempre.

Liliana G. dijo...

¡A la salud de todos aquellos que aman y son amados! ¡A todos! :)

Muchas gracias, MariCarmen.

Otro gran abrazo ¡Feliz San Valentín!

Liliana G. dijo...

¡Gracias, Carlos! Seguiré brindando por mis amigos y por mí misma, por los versos, la prosa y toda la creación literaria... Chin chin

Besotes y felicidades por este San Valentín.

Liliana G. dijo...

¡Brindemos, Mary! A descorchar botellas, pero de felicidad y amor :)

¡Mil gracias, reina!

Un beso enorme. TKM

Eliane dijo...

Sencillamente....me encantó!
Un gran abrazo

Kiki Nikon dijo...

Precioso!! Los versos finales son un broche magnífico, llegan para quedarse.
Felicidades, Liliana, cada día mejor.
Besos.

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Las nostalgias suelen exceder a veces el tamaño de una botella, pero al menos caben suficientes en ella como para seguir soñando.

Un beso.

Meulen dijo...

No lo podrías haber dicho mejor amiga
estos versos son muy hermosos
rebozan en su sustancia de recuerdo
y de anhelos que nunca se disipan...
a pesar de romper el objeto o la materia que lo provoca...
todo es insinuación
todo es poderosa llamada!

un abrazo grande para ti!

Adriana Alba dijo...

Una hermosura!

Hay nostalgias como elixires,para beber hasta la última gota, su sabor perdurará través de los tiempos.

Un fuerte abrazo dulce Lili.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Eliane! Y a mí, sencillamente me encantó que te encantara :)

¡Muchas gracias!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Por lo menos, eso intento, Kiki, superarme a mí misma. Comentarios como el tuyo me animan a perseverar.

¡Gracias!

Un beso.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Esteban, las nostalgias deben venir con bodega propia :)
Me quedo con la botella llena de sueños...

Otro beso, querido amigo.

Liliana G. dijo...

Siempre separo lo que es nostalgia de lo que es tristeza. La nostalgia es dulce, la tristeza amarga. De allí que pueda saborear mi botella, rompiendo la copa le otorgo, a la nostalgia, el camino de la libertad...

Muchas gracias, querida Meulén, tu interpretación es maravillosa :)

Un cariño enorme.

Liliana G. dijo...

Esa es la palabra, "elixir". En ella se encierra el sabor del tiempo y se nutre de bellos recuerdos...

¡Gracias, Adri!

Besos y cariños.

apm dijo...

Oh sí, los buenos recuersos siempre quedan en nosotros, como prisioneros de la memoria (los amlos, los olvidamos), como el buen bouquet... acabar la copa y romperla, no es solo una opción, es todo un rito. Lili, ¿a que no sabes que en Segovia (España) hay tradición de cortar el cochinillo asado con un plato, y romper el plato después?, es una tradición famosísima... y la de platos de loza que se romperán al día cortando cochinillos (el cochinillo asado al horno de leña, es de un sabor delicioso).
... Me he desviao un poquillo del tema, vuelvo a él: un poema hermoso Lili, pero ésto no es nada nuevo, tus poemas son siempre hermosos... muy hermosos.

Mil besitos gordotes

ReltiH dijo...

GUAUUU, QUE DESPECHO TAN HERMOSO!!
BESOS

Sarco Lange dijo...

Descorchemos los cuerpos que son aves alocadas.

Abrazos.

TORO SALVAJE dijo...

Y si puedes rompe también la botella.
De la nostalgia no viene nada positivo.

Besos.

Juan Sin Nombre dijo...

Bellísimo en el contenido y en la forma, las imágenes se separan del texto y se pueden palpar las emociones.
Decirte exquisito es poco.

Besos, poeta.

Liliana G. dijo...

No sabía sobre la tradición de cortar el cochinillo con un plato y luego romperlo... ¡qué notable! Supongo que para romper tantos platos se comprarán unos bien baratos :)
Claro que todo esto es un ritual, lo mismo que lo de la copa, por eso se disfrutan ¿verdad?

Mil gracias, apm, por acercarme parte de las costumbres de tu tierra, y por supuesto, por todo tu cariño.

Un beso enorme, amorosa.

Liliana G. dijo...

Gracias, Reltih, hay que sacarle provecho a todo, para eso están los poemas :)

Besos.

Liliana G. dijo...

Sí, descorchemos los cuerpos, pero no les cortemos las alas porque si no dejarán de ser alocados...

Un beso, Sarco.

Liliana G. dijo...

La nostalgia es un recuerdo dulce, Toro, no es como la tristeza que duele. Me apenaría romper esa botella, aunque nunca se sabe :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

¡Gracias, Juan! Es un gran halago que ese sea tu concepto de este poema, lo disfruto ;)

Besotes... artista.

El Naranjito dijo...

Grácia Liliana por el brindis. Romperé mi copa pero sé que siempre tengo aquí una que levantar de nuevo y volver a brindar.
Un beso mi querida Dama.

Halcón Peregrino dijo...

Brindo por esos recuerdos que se añejan y alimentan la memoria. Una parte de nuestra vida, con todos sus matices, permanece precisamente allí. Tu poesía siempre me atrapa.

abrazo.

Esteban dijo...

Hola Liliana:

Agradezco enormemente tus palabras y siento y me disculpo por no haber podido corresponderlas antes. Además, me alegra especialmente que sin ser conductora te haya gustado mi blog, acerca del cual, tengo mis dudas sobre lo justo de la calificación tan generosa que me habéis dado y que en absoluto esperaba, pero no albergo ninguna respecto a la injusta calificación de tu trabajo, es muy hermoso, un auténtico oasis. En todo caso, imagino que pensabas como yo, no importa en qué lugar se quede, basta con estar ahí.

Me alegra la radical coincidencia con Asturias desde donde mi bisabuelo materno, a finales del XIX, viajó a Argentina en varias ocasiones trabajando allí en la construcción de puentes y carreteras, aún guardo su caja de compases. También tuve un tío abuelo -y también por parte de madre- que vivió en tu país muchos años pero nunca regresó; viajó por toda La República vendiendo zapatos y murió anciano sin dejar familia. Este hombre escribía con frecuencia, sobre todo a dos hermanas de mi madre, a las que también les enviaba libros y revistas que yo esperaba y leía siempre con ilusión. En fin, si alguna vez vienes o voy -espero hacerlo algún día- sería un placer conversar un tiempo con vos.

¡Enhorabuena por tu blog! Un fuerte abrazo.

Esteban

Liliana G. dijo...

Gracias a vos, Naranjito, por estar siempre dispuesto a compartir tu copa con la mía :)
¡Sigamos brindando entonces!

Besotes, mi querido caballero.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Halcón, los recuerdos siempre quedan en la memoria, y de vez en cuanto es hermoso sacarlos a relucir, no todo es pena, hay algunos que son bellísimos.

Alzo mi copa también por los tuyos :)

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Esteban!

Es un gusto encontrarte en Bitácora. En primer lugar, no hay de qué disculparse, soy consciente de que el tiempo nunca es nuestro. Luego, es justo que te diga, que si tu espacio ha merecido mi apoyo es porque lo ha merecido.

Es increíble lo que me has contado sobre tu bisabuelo materno y tu tío abuelo, y no lo es porque hayan estado aquí en Argentina, lo es porque en la misma época, también mi bisabuelo emigró a la Argentina y aquí nació el resto de la familia. Pero como si eso fuera poco, Esteban, leí que tus abuelos eran de "El Entrego", así que es muy probable de que hayan conocido a los míos, toda mi familia es de allí. ¡Qué coincidencia!

¡Muchas gracias por pasar por aquí y por tus cálidas palabras!

Otro gran abrazo.

PATSY dijo...

¡Qué hermoso! Si hasta se siente el gusto de la nostalgia. Genial el cierre, yo también romperé mi copa.
¡Brindo por tus versos! Se lo merecen.

Besos.

MAJECARMU dijo...

Liliana,ese poso de recuerdos,como cofre del tesoro,que todos guardamos,lleva las señas de nuestra identidad...En tu caso,guarda la magia y el misterio del universo,que no se acaba, y en cada poema con "tu varia mágica" lo vuelves a sacar...
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu creatividad,siempre profunda y llena de matices,amiga.
M.Jesús

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me atrapa ese final, romper la copa. Al diablo la nostalgia. Qué buena catadura de poema: vino y amor. Un beso. carlos

ZEDIECK dijo...

Delicioso poema, para catarlo de a poco saboreando la dulzura de sus versos.
Brindo a tu salud y a la salud de tu arte!!!

Besos

Poetiza dijo...

Hola Liliana, versos nostalgicos pero llenos de belleza. Besos, cuidate.

Marcos dijo...

El bouquet justo, un toque exquisito para deleitar los sentidos a través de esa botella mágica.

Besos querida Liliana, es un lujo leerte.

Alas.Rotas dijo...

El licor ayuda a quitar las nostalgias del momento pero no las penas del corazón, se puede disfrutar de ella, en el tiempo del amor.

Loren Simón dijo...

Rompes la literatura con tus versos que se beben como el mejor vino y en el mejor y más delicado cristal. Abrazos y besos, besos, besos mi maestra

Liliana G. dijo...

Brindemos por la vida, Patricia, es la única que se merece que alcemos la copa y luego la rompamos ya que es la única que no tiene repuesto... y también por mis versos ¿por qué no? :)

Gracias, amiga.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Ese cofre de recuerdos se alimenta del pasado, de la experiencia, de los sentimientos, de todas esas vivencias que fuimos acumulando hasta llegar a este hoy que rebosa. Allí radica la magia, María Jesús, en poder abrirlo para que echen a vuelo...

Muchas gracias, querida amiga, por tus siempre cálidas palabras.

Un abrazo enorme y todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

La nostalgia no es tristeza, ni pena, yo la considero como un dulce recuerdo que se añora. Pero... hay que romper la copa sin lugar a duda, porque no se puede vivir de nostalgias, la vida es mucho más que eso.

¡Gracias, Carlos!

Besos.

Liliana G. dijo...

Y yo brindo por la literatura y por todos los amigos, que como vos, me dejan su estela de cariño en este espacio...

¡Muchas gracias, ZEDIECK!

Un beso.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Sandra. Un cariño enorme, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Por suerte los sentidos siempre están alerta para deleitarse, poco o mucho es bueno cuando la magia se hace presente.

¡Gracias, Marcos!

Besos pasados por agua :)

Liliana G. dijo...

Es cierto, Ramón, no hay nada que quite las penas de amor, más que el amor mismo. Por eso la esperanza debe ser siempre nuestra compañera de viaje.

Gracias, querido amigo.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

La literatura sabe que la amo, Loren, y si de vez en cuando la rompo, la quiebro o la acaricio, creo que me comprenderá :)
En su botella caben todos los sentimientos, beber de ellos es sentirnos vivos...

¡Muchas gracias, amiga querida!

Besos y cariños.

María dijo...

Saboreemos tus letras con sabor a poesía, envueltas en emociones y tesoros que llenan nuestra alma, querida Liliana, venir a tu blog es llenarse de esencia, de alma, de sabor a ti.

Un besazo.

Adolfo Payés dijo...

Es tan delicioso leerte amiga.. esa nostalgia que se acumula en las letras..



Que disfrutes de esta semana que comienza..
Un abrazo
Saludos fraternos..

**Andrea** dijo...

A tu salud Lili, alzo la copa en honor a la poesía y a la poeta!!!
Precioso!!
Mil besos y buen comienzo de semana.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Es una buena formula la de bebernos las nostalgias, así no volverán a lastimarnos.

Abrazos.

Marina-Emer dijo...

Después de estos días festivos de carnaval
Paso para visitarte y dejarte mi recuerdo
Y cariño agradeciendo tu cariñosa amistad
Siempre con cariño un abrazo
Marina

//elojodelhuracan// dijo...

Me gustaría cerrar los ojos y escuchar los versos en la suave cadencia que los lleva hacia el centro de mi placer literario. Este poema se lo merece, es precioso.
Felicitaciones!
Besos

Mis Daisy dijo...

REALMENTE MUY LINDOS VERSOS!!!
APARTE DE QUE EL BUEN VINO,SE PUEDE SABOREAR DE DISTINTAS MANERAS,EN EL AMOR....UNA BUENA CENA....PARA EL OLVIDO.... ALEGRÍAS....EL DESCORCHARLO YA ES BELLO..
UN GRAN ABRAZO!!!
TE INVITO POR MI BLOG.

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola, Liliana...me topo siempre con unos poemas tan profundos aquí, que no es fácil comentar.
Para mí, esa copa es...olvidar, dejar atrás la nostalgia y mirar el presente. Por desgracia, es una copa que, a veces, incluso si se tira al suelo, rebota y vuelve a la mano, intacta...verdad?.
Es una tirana la nostalgia.A veces, sólo la fuerza de un nuevo sentir, logra derribarla.Buen poema, como todos los tuyos. Un beso y hasta pronto.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, querida María, por tus entrañables palabras. Ellas, como todas las que nacen del corazón de los amigos, son las que me impulsan a tratar de ser cada día un poquito mejor... ¿poeta? :)

Besazos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Adolfo, es un gusto encontrarte en Bitácora...

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

A tu salud alzaré mi copa, Andrea, y que entre todos las choquemos en honor de la poesía, porque sin poesía la vida estaría incompleta...

Besos y cariños, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Es verdad, hay tragos que deben pasar rápido, los amargos por ejemplo. Aunque la nostalgia, generalmente, es dulce y evocadora :)

Gracias, Rafael.

Besos.

Liliana G. dijo...

El agradecimiento es mutuo, entonces, Marina, me da gusto encontrarte en Bitácora con tu equipaje de cariño :)

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Y a mí me gustaría grabarlos para que los puedas escuchar, Jorge, pero creo que leídos, conservarán mejor su magia...

Muchísimas gracias, querido amigo.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Hola, Daisy, coincido con que ya es todo un rito descorchar un vino, beberlo y disfrutarlo puede ser mejor :)

¡Gracias!

Un beso grande.
Ni bien el tiempo me lo permita, pasaré por tu blog.

Liliana G. dijo...

Comentar siempre tiene que ser fácil, Paqui, un ejercicio simple del sentimiento, no hace falta buscar palabras adornadas :)
Es muy cierto lo que has dicho, hay veces en que la copa rebota contra el suelo y nos vuelve con renovados ímpetus, es allí donde debemos cuidarnos del golpe...

¡Muchas gracias!

Besos y cariños.

Marymar dijo...

El olvido esperará ansioso a que rompas esa copa, un poco para que no vuelva la nostalgia y otro poco para hacerle honor a tus versos.
¡Hermoso!
Besos y feliz fin de semana, Liliana.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Marymar, dejemos que el olvido haga su trabajo y que los recuerdos que quedan traigan al presente los mejores momentos de la vida.

Un beso grande. Que tengas un gran fin de semana.

Marga Fuentes dijo...

Aplausos por este poema tan redondo y tan bello, mi querida Liliana.
Siempre con esa fuerza y ternura. Siempre.
Un beso y un fuerte abrazo, querida amiga

Liliana G. dijo...

¡Hola, Marga! ¡Qué placer encontrarte siempre tan cerca!
Es un honor que una artista como vos, con tu sensibilidad, aplauda mis versos, palabra.

Un beso enorme, mi querida amiga.

Garla Kat dijo...

Mi queridísima dama en mi país, esto un despecho con estilo y buena prosa. Hermoso.

Liliana G. dijo...

Aunque peque de soberbia te diré que pocas veces me he sentido despechada, Garla, estas "nostalgias" son las que deja la vida a lo largo de su ciclo. Me encantan todas las lecturas, todas las interpretaciones que se puedan hacer de mis versos, de ellas aprendo y las disfruto.

Muchas gracias :)

Besotes.